Algún ángulo del retrato inacabado de mi padre 2


Compartir: Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
algún ángulo del retrato inacabado de mi padre, otro Post DataYa adelanto que voy a hablar de mi padre y a la fuerza emplearé mucho el “mi padre era” o “hacía” tal cosa, pero no porque esté difunto, qué va. Ahí sigue el hombre, sentado en su sillón frente a la tele, ahora de plasma, viendo noticias o películas de “Jon Guaine” (como dice él) o de El gordo y el flaco. Si me dirijo a él en pasado es porque no soy yo, sino la nostalgia quien escribe este post.

 

Mi padre era un murciano en Ibiza y cuando digo murciano me refiero al palabro más despectivo que los autóctonos pudieran emplear contra los foráneos. Igual que puedas oír “sudacas” en España o “gallegos” en Latinoamérica o “forasters” (mucho más conocidos como “forasters de merda”) aquí en Mallorca. Mi padre fue pues, uno de esos primeros murcianos extraños que invadieron Ibiza y lo hicieron además para quedarse y nunca jamás aprendieron ni el saludo en ibicenco. Además de como “El Murciano” le conocían como “El Largo” porque pocos aborígenes medían su metro ochenta y “El Elegante” por esa costumbre suya de ir realmente bien vestido. Traje, chaleco y hasta pajarita.

Mi padre es el primer hombre al que vi llevar camisa rosa, cinturón con zapatos blancos a juego y también de piel de serpiente ¡serpiente! A veces cuando él no estaba iba a toquetear entre sus cosas e imaginar cómo sería su vida como reptil antes de convertirse en cinturón. También mi padre era el primero al que escuhé usar una de sus palabras muy murcianas y que a nosotros nos daba la risa repetir: “maricona”, que era en realidad una cartera de mano. Y así, salía a pasear a paso muy ligero y aunque saliéramos con mi madre, todos a la vez, nos perdía sin ningún reparo. Iba deprisa deprisa con su olor a after shave y sus pocos pelos repeinados hacia atrás con cerveza.

 

Mi padre era (y lo es todavía más ahora), sordo y además hijo de sorda. Huérfano de padre y el menor de un montón de hermanos. Pasó tantos años ingresado en un hospital por una tuberculosis que cuando se encontró curado ya no sabía muy bien adónde ir y no fue a ningún sitio, sino que se quedó trabajando en el mismo hospital como enfermero.

 

En nuestros primeros años de vida, aunque ya llevaba tiempo trabajando como cocinero en Ibiza, también ejercía de practicante y venían a casa los pacientes con sus cajitas en la mano y ahí andaba él hirviendo todo aquel material no desechable de cristal y agujas larguísimas que daban mucho miedo y mis hermanos y yo nos escondíamos detrás de alguna puerta peleando por el mejor sitio para verle el culo a la pobre víctima. Una vez vino una vecina a pedir que pusiera una vacuna a su bebé recién nacido y mi padre se negaba, se negaba y protestaba diciendo que “estaba muy tierno”, pero tanto insistían que acabó cediendo y ahí dijo que nunca más volvería a poner una inyección y creo que lo acabó cumpliendo.

Las pocas cosas que supimos de mi padre antes de conocerle, fueron porque nos las transmitió mi madre porque mi padre no hablaba y menos aún de sí mismo. Si se acercaba, era para darnos alguna instrucción sobre el menú del día o para amenazarnos con darnos con el cinturón (con el de serpiente no, con alguno de los de cuero) si le despertábamos en su siesta ¿cómo llegábamos a hacerlo si no podía escucharnos? Es un misterio que no logramos descifrar, pero sucedió en alguna ocasión y nos persiguió furioso cinturón en mano en su ropa interior blanca Abanderado con sus pelos traseros despeinados en todas direcciones y cuando nos enganchaba (que lo hacía) el cinturón picaba de lo lindo.

Había enfermado del corazón y tuvo que dejar la cocina del hotel y le tocó quedarse en casa cuidando cuatro cachorros que se llevaban sólo cuatro años y cuatro días del primero al último. Una odisea y creo que en el fondo, no le gustábamos mucho. Bueno, no es que tuviera algo en contra nuestra en particular o del resto de las personas en general, sino que simplemente él prefería estar solo y cada vez un poco más se fue enrollando como un caracol en su propio mundo al que no nos invitaba.

 

Da igual el evento que fuera: una comida de navidad en casa de algún familiar, la boda de un primo o nuestra propia comunión, mi madre montaba un circo inútil porque mi padre no salía de casa. Pero atrás, muchos años atrás, mi padre sí nos parecía el mejor padre del mundo. Cuando éramos muy pequeños nos construyó un parque, en parte por mantenernos ocupados y fuera de la casa ¡seguro! Pero sobre todo, porque necesitaba hacer cosas con las manos.

Ésa es la mayor imagen que pueda tener de mi padre, haciendo obras en casa una y otra vez; involucrado en bricolajes y chapuzas en las construcciones más extravagantes y coloridas: recogiendo muebles y convirtiéndolos en cualquier otra cosa: un tambor de lavadora en una ensaladera, un expositor de potitos de farmacia en un cajón de herramientas, restos de retales en un chaleco de indios, un poste de luz en un columpio y, su mayor obra; construirnos bicicletas. De todos los restos de desguace que iba recuperando por la calle: una rueda, un manillar, un tubo de vete a saber qué, construía una bici; la pintaba de lunares, le ponía tiras de cuero en el manillar, tapizaba el asiento y le ponía esos trocitos recortados de manguera en los radios de las ruedas que hacían tanto ruido al girar.

 

Una mañana en la escuela nos preguntó la profesora cuántos de nosotros teníamos bicicleta. Algunos tenían una propia, otros a medias con algún hermano y otros ni podían permitírsela y cuando llegó mi turno me costó decir la verdad: tenía trece bicicletas. No me creyeron hasta el punto de que organizamos una mini excursión a mi casa para verlo con sus propios ojos y allí estaban ellas perfectamente apiladas en el almacén de mi padre que en realidad llamábamos “la cuadra”.

 

Claro, mis compañeros asombrados me preguntaron si éramos ricos y sin habérmelo planteado jamás les contesté viendo el contexto de mi montaña de bicis que suponía que sí. No lo éramos en absoluto.

Perseguí mucho tiempo a mi pobre padre intentando en vano hacerle preguntas; que me contara algo, lo que fuera de sus hermanos, de su madre por la que me puso mi nombre, pero sólo me respondía con un “quita quita” o su otra especialidad: gritarle a mi madre “Conchita, ¿quieres decirle a esta paya que se vaya?” Y a veces me llevaba además un manotazo y es que por algún extraño fenómeno, si mi padre era poco dado a las interacciones sociales, conmigo; su única hija fémina, no es que quisiera o dejara de querer… es que no sabía hablar. Recuerdo haberle llorado a mi madre de niña después de alguno de sus desplantes y decirle “es que se va a morir y no le conozco” y mi madre contestaba “¿y para qué lo quieres conocer?” y con eso ya estaba zanjado el asunto.

Y ahora, tantos años después, sigo sin conocerle y él tampoco me conoce a mí. No sabe dónde vivo o he vivido, a qué me dedico o me he dedicado, no sabe qué estudié y casi podría decir que no conoce el nombre de mis hijos, ¿sabrá que he estado en India o en Nepal? ¿Sabrá acaso dónde están India y Nepal? “¿Y para qué quiero que me conozca?” Supongo que será la respuesta…Cuando voy de visita le incomodo. No es que me quiera o no, es que como buenos desconocidos, no sabe estar cerca de donde estoy. Me arrimo a traición y le coloco un beso en la calva del que intenta zafarse con un “quita quita” y quizá añade un “¿qué haces otra vez por aquí?” Y sin embargo, aunque quizá él no lo sepa nunca, sé que nos parecemos. Aunque no entienda muy bien cómo, pero creo que le gustaría ver los muebles que he ido restaurando recogidos de la basura, los juguetes que construí a mis hijos, todas mis obras de pladur o los mil bocetos de casas ecológicas que diseño una y otra vez.

Podríamos haber ido aunque fuera alguna vez, por ejemplo, juntos a Leroy Merlín y mirar herramientas, destornilladores de estrella o placas solares y hablar de nada trascendental o incómodamente personal sino del tiempo, de los precios, de las texturas de las pinturas…

Habría estado bien, pero ésta es nuestra otra relación: yo he llamado a mi madre esta mañana para que le felicitara el día del padre, ella no le habrá dicho una palabra y él seguirá en su sillón sentado frente a la tele viendo las noticias o quizá una película de “Jon Guaine” o de El gordo y el flaco, ¿veis? Al final sí que le conozco…

  

Entradas relacionadas:

 

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Algún ángulo del retrato inacabado de mi padre

  • admin Autor

    Muchísimas gracias a ambos, a Espíritu de Ibiza por la fe que tiene en mis palabras y a Siil por las suyas que son profundamente emocionantes. Gracias por leer. Estáis en vuestra casa, quedaos a vivir en este blog.

  • Siil

    Hola, me llamo Silvana, soy de Argentina. En esta sola tarde me leí la mitad de tu blog creo. Sos excelente. Sos tan cálida contando historias que no puedo dejar de leerte y se me van las horas. Me recordas a un escritor Sidney Sheldon, por tus detalles mínimos (y no por ser mínimos menos interesantes), cuando relatas. Tenes un estilo que me puede. Te sigo siempre! . Saludos!