Bares, qué lugares tan gratos para compartir


Compartir: Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

En cada ciudad en la que vivo (o visito con frecuencia y de ambas tengo unas cuantas), rápidamente “me hago” con un bar. Ya sabéis, aquello de “bares, qué lugares tan gratos para compartir”.

Y este en concreto, en Madrid, en Malasaña, es el Lolina. Lo adopté (o me adoptó) en el 2008, cuando Isa vino a trabajar los fines de semana, así que aquí aterrizaba yo a la hora más tardía del desayuno y me quedaba en la que también adopté como “mi mesa” hasta que Isa acabara el turno y nos fuéramos a pasear.

Soy nómada, es algo obvio. Nunca jamás permanecí en nada (y sin embargo siempre me quedo en personas), pero… Me encantan, me encantan esos sitios “a los que volver”, sin avisar y ver que han cambiado… Pero poco (algo así como voy cambiando yo).

Me encanta rememorar historias vividas en los rincones exactos que sucedieron y me encanta cuando alguien simplemente te reconoce, te saluda, se alegra sinceramente de verte y te pregunta directamente, si te pone un Earl Grey o un vino. Y lo tomas y ese rato es un viaje en el tiempo y el espacio sin moverte de una silla.

Es, a mi modo de ver, un maravilloso lazo que no ata, pero liga completamente.

 

En fin, solo eso; todo eso… Brindo por todos vosotros. ¡Salud!


“Bares, qué lugares 
Tan gratos para conversar 
No hay como el calor del amor en un bar.” 

Gabinete Caligari, El calor del amor en un bar


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *