Las antípodas mínimas


Compartir: Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

 

Vienes con que me voy

cuando eres quien se fue primero.

Me voy porque no estabas,

no existe más motivo

que me voy porque te has ido,

que me voy porque te quiero.

 

Y ahora te llenas de “tengo miedo a perderte”

y no entiendo, cómo te pueden dar más miedo

esas mínimas antípodas,

que esa ancha media hora

que ya no cruzas para verme.

 

No, no me da la gana…

No me dan miedo los mapas.

Que no hay distancia que no salve un vuelo,

y que está en el hoy y no en mañana

todo lo que es tan nuestro y se escapa.

 

Lo que da miedo es tu miedo,

que, por no intentarlo, te rindas,

que aún no me he ido y te estás rindiendo.

“Es que te vas, es que te vas…

da tanto miedo perderte”

¡Me voy porque no estás!

Y soy de hacer todo a lo grande:

vivir, huir, quererte…

 

Que me voy, pero mañana,

que hoy aún me tienes delante

¿qué vas a hacer con tanta suerte?

 

Si te di cada una de mis contraseñas,

de mis secretos, de mis recetas,

de las frases de mis libros

de mis planes y poemas

y ni una sola vez has dicho:

Ahora no, te necesito

por favor, solamente espera.

 

¿Te suena? Lo oíste cien veces:

Ahora no, te necesito,

por favor, solamente espera,

que el mundo tiene sentido (si vuelves)

que tengo entradas, cena, frío,

que ya llega enero, llega septiembre

y prometiste llevarme contigo

que se nos romperán los para siempre,

que ahora no, te necesito.

 

Pero resulta que ahora me voy

(la que soy y soy tan tuya),

sin ti y contigo, a mundos nuevos,

y andas buscando quien me sustituya,

y escoges de compañera al miedo.

De sobra sabes que no está a la altura

de lo mucho que nos queremos…

 

Pobre, pobre de ti…

¿Qué será de ti mañana

cuando nos cruce la vida en cualquier paralelo,

en cualquier arrozal, río, montaña,

en cualquier país, ciudad, acera,

(y tú sigas siendo tú y yo siga siendo yo)

y la vida te sacuda el suelo,

y te des cuenta que todas las distancias del mundo

no estuvieron nunca afuera,

si no dentro de tu miedo?

 

Cuando te pida explicaciones

a ver qué excusas das a tu cuerpo…

¡Que lo hará, que sabemos que lo hará!

Y eso sí… da mucho miedo.

 

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *