50 sombras de uno mismo


En alguna peli escuché que a partir de los 40 una mujer no debía, en modo alguno, ponerse encima en la cama.

¡Qué sé yo…! Quizá fuera un film tan filosóficamente relevante como ‘Sexo en Nueva York’. Llámenme intelectual. No lo recuerdo y permítanme que, de tanto en tanto, me lo pase pipa soñando que el sueldo de una columnista puede alcanzar para pagar un apartamento en Manhattan y hasta un vestidor repleto de pares de Manolos.

Lo del arriba y abajo en la cama no iba por no asustar a tu particular Manolo con experimentos de dominatrix que le pillen por sorpresa y maldiga el día que fuisteis al cine a ver las 50 sombras de Gregorio, sino más bien a modo de consejo para lucir mona en cualquier situación. Cosas de la gravedad que, a cada día que pasa, se nos vuelve más en contra —como su maldito nombre indica: grave-edad—. Pero también, créanme, somos víctimas de la luz. A partir de equis años, además de calcio para los huesos, deberían recetarnos un casco de esos con linterna.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.