Bañada en salitre


Contaba Christian Handersen que la sirenita anhelaba tanto vivir fuera del mar que vendió lo más preciado que tenía: su voz, a cambio de un par de piernas. Tardé lo que se tarda en llegar a tierra firme para comprobar que, a nosotros, los de las islas, nos sucede justo al contrario: estamos a ‘esto’ de vender cualquier cosa por tener branquias.

Que nadie se equivoque, soy feliz, muy feliz donde quiera que echo raíces ¡pero soy de Ibiza! Y eso se nota -lo he comprobado- en el gesto, en la postura y especialmente, en esa necesidad de mar difícil de comprender para quien no ha nacido rodeado de azules. «Qué le voy a hacer si yo nací en el Mediterráneo» cantaba Serrat delatando -y nosotros le entendemos- su «alma de marinero».

Así que, llego por unos días, a veces literalmente escapando del asfalto, y amerizo –mucho más que aterrizar– y quienes me conocen me llevan con la urgencia que mi cuerpo requiere, cuanto menos, a tomar algo frente al mar. Como si fuera una de esas ballenas varadas en la orilla que catorce locos se empeñan en voltear para devolverla a su elemento antes de que muera de secano.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.