Cerrado por vacaciones


Mis amigos se van de vacaciones. No a traición, todos juntos y sin mí, sino de un modo harto más complejo: por separado.

Cada verano igual y conociéndonos como nos conocemos aún siempre cae alguno despistado que me pregunta que y yo adónde me voy. «A ningún sitio», contesto tan pancha. «¿Y eso?» y yo, que podría decir que soy columnista y eso implica ser pobre y zanjar así el tema, les contesto una verdad que desconcierta: «es que soy ibicenca».

Y aunque esta idiosincrasia mía no es exclusiva de la isla blanca, sino que la comparte cualquier región española dedicada al turismo, la explico.

Pausa para contar una anécdota: Ayer fui a hacer una gestión a uno de esos últimos ejemplares de oficinas bancarias que ahora parecen más un Starbucks. Un mozuelo con un traje a presión que tendrá que cambiar con una semana más de gimnasio me pidió mis datos de pie desde su Ipad y dijo: «Ah, sí, oficina de Las Palmas». «¡No, por Dios! —repliqué yo— Oficina de ‘la otra Palma’; la de Mallorca». Sonrió lo poco que permitía la americana y añadió: «Sí, bueno, eso. No importa». «Tú procura que no te trasladen a Baleares o Canarias o verás que un ‘no importa’ es la manera más corta de enemistarte con dos archipiélagos».

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


 

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.