Daños colaterales


Mi botiquín es francamente aburrido para un hipocondríaco: Paracetamol y antihistamínicos. Lo uno por cumplir, y los otros, porque servidora es de tener alergias. O de que ellas me tengan a mí de tanto en tanto. Tras un intensivo de entregarme a pintar un cuadro al óleo –con lo tóxico que es eso en los espacios cerrados, pero a la par, lo gratificante–, o cuando me da por limpiar en lo alto de los armarios de la cocina. Como ha de hacerse, vaya que lo hago, pero necesito después de una pildorita que, todo hay que decirlo, me deja para el arrastre. Me duermo por las esquinas. Pero para cuando despierto, ya no hay rinitis alérgica.

Esas son las leves. Luego, por contar alguna ‘de las gordas’, me puse morada allá en mi infancia de fresas del huerto de mis padres. Hasta ahí, todo bien, salvo porque era verano y de repente empezó mi piel a mutar en corteza de cocodrilo, que aquello no era ni sarpullido, hasta que toda yo desaparecí debajo de aquel bolso de Louis Vuitton.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.