Echar de menos


Me ha llamado mi hija esta mañana para decirme que echa de menos al suyo. Ayer se marchó con su padre las dos semanas correspondientes de esta vida trashumante de las criaturas en custodia compartida.

Una modernidad necesaria, seguro, pero a la que nuestros corazones ancestrales no se han adaptado del todo. Aunque la de ayer era su enésima mochila, algo ha sucedido esta vez, que ya lo echa de menos.

La conozco como si fuera hija mía, así que no necesitaba de ese nudo en la garganta para saber el alcance de este echar de menos. Le he dicho —otra vez— que venga conmigo, hoy, ahora, aunque sea un par de días. Que hagamos esto o aquello. Porque —hay que ver lo que son las cosas— yo también la echo de menos… Cordones umbilicales mutados a cables de teléfono o hilos de WhatsApp.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


 

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.