El centro del mundo


Siddhartha Gautama se sentó en la ciudad de Sarnath a la sombra de un árbol Bodhi. Juró no moverse hasta alcanzar la Iluminación. Fueron 49 días de luchar contra las tentaciones que el mara Devaputra, jefe de los ‘maras’ o demonios de este mundo le enviaba empecinado en su fracaso, pero resistió y logro así convertirse en Buda. Este árbol Bodhi, también conocido como ‘El Árbol del Despertar’ es uno de los cuatro lugares santos del budismo, pero lo traigo aquí por otro motivo: También se dice de él que este árbol es el centro del mundo.

Cuando cualquiera de los orgullosos devotos que lo visitan me lo contaba mientras yo contemplaba admirada todas aquellas personas en procesión, dando vueltas a un árbol, ni pestañeé al responderle: «Bueno, en realidad, cualquier lugar es el centro del mundo». Carne de cañón de provocar un conflicto internacional e interreligioso épico, lo sé, lo sé. Rápidamente, traté de explicarme diciendo que, si desde el punto del planeta en que nos encontrábamos „no importa cuál fuera„ camináramos a derecha o izquierda; o arriba o abajo, recorreríamos la misma distancia. Tardaríamos „más que menos„ lo mismo en volver. Me miró con cara de ‘estos romanos están locos’, pero no me rebatió y se lo agradecí enormemente, que juro que mi intención no era belicosa.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.