El cuento de la lechera


De niña iba a comprar leche al colmado. Cruzaba los campos colindantes, separados por vallas de piedra y ya estaba. Nada de tetrabriks ni modernidades de esas. Nada siquiera de estas botellas de cristal vintage de las pelis americanas. No, iba con una lechera de un litro, de aluminio y con las abolladuras propias de los muchos años. Sé que no debería contar estas cosas, que mis hijos se aturden y me preguntan cosas como que si cuando era pequeña existían los coches, que les contesto simultáneamente que los desheredo y que ¡por supuesto que sí! Entonces ellos, viendo peligrar su ya de por sí flaca herencia, me dicen que tampoco me ponga así, que si había coches cómo es que nadie había inventado los tetrabriks.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.