El nombre de mi marido


En mi último viaje a India encontré una cómplice imprescindible en una de las profesoras de la oenegé con la que colaboraba. Vestía pantalón vaquero y no solo estaba soltera a sus veintitrés añazos, sino que los padres aceptaban que ella solita se encontrara marido. Una extravagancia que, me consta, no estaba exenta de polémica.

Entre aquellos mundos tan dispares suyo y mío, conectamos. Ella era de las pocas en saber que había cosas que no estaban bien, pero, aún más poderoso: que nosotras –y tú, y tú también– podíamos cambiarlas. O hacer por cambiarlas, que no es algo tan distinto. Así, le contaba un proyecto loco, el que fuera, para dar visibilidad a una historia y ella se entusiasmaba y en aquel calor que precede a los monzones, nos poníamos manos a la obra. Juntas hicimos cosas tan grandes como filmar a aquellas mujeres de las chabolas preguntándoles por su vida de antes. Porque hubo una vida antes de que sus padres las casaran y abandonaran todo lo que conocían y pasaran de ser las sirvientas de su familia a ser, con trece o catorce años, las sirvientas de la familia de su marido. Y juntas lloramos cuando ellas lloraban, no por recordar aquellos tiempos de la infancia, sino porque nunca nadie les había preguntado nada. Permitidme que lo repita: nunca, nadie –ni sus maridos, ni sus madres–, les había preguntado nada. Y abrir aquel grifo de recuerdos era un caudal sin fin del que ni ellas, ni nosotras, nos saciábamos.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.