El sonido de la adolescencia


Con la primavera llega el cambio de armario y también la apertura de ventanas más allá de los diez segundos invernales contados muy deprisa. Lo justito para que la casa se ventile.

Pero ahora, abro la ventana que da a la fachada y las interiores que dan a uno de los patios de luces de este laberíntico edificio para crear una serpenteante corriente alterna que dura lo que tardo en recordar que la corriente rondará los doce kilómetros por hora y el sonido, caramba, alcanza los mil doscientos.

No compensa. Al menos no desde que he descubierto que, desde la última estación de ventanas abiertas, en algún lugar de este recóndito amasijo vecinal brotó una preadolescente. No sé si se acaba de mudar o es la mutación resultante entre primaveras de la que fuera una dulce niña. Lo que sí sé es que, hasta la fecha, los sonidos de esta comunidad eran la misa televisada los domingos en algún pasillo; las juergas de madrugada, siempre distintas y siempre las mismas de alguno de los alegales alquileres turísticos; la ovación al unísono del gol de algún partido de esos ‘importantes’. O también al unísono, las menciones a la madre del árbitro desalmado que lo anula. Quizá algún polvo con su ruido de somieres y que en el clímax puede ir acompañado del nombre a gritos del artífice de tremendo orgasmo. Siempre siempre extranjero. Qué sé yo… Uh, oh, ah…! I’m coming, Klaus. O Johannes. Nunca un no pares, Manolo. Y ya. Esa es la banda sonora de esta galaxia que rodea mi ventana. O lo era. Hasta ahora, que todo lo ocupa ella y sus lamentos.

¡Pobre criatura! ¿Cómo puede caber en un solo cuerpo tanto sufrimiento?

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


 

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.