La cabina


otro Post Data, la cabina teléfono, telefónicaNecesitaba hacer una llamada gratuita a un número americano y siguiendo instrucciones «solo era posible desde un teléfono público de Telefónica», dícese: una cabina. Y traté de tirar de memoria ¡con todo lo que yo callejeo! ¿Dónde hay una cabina?

Ya con la cabeza echando humo tiro de Google Maps y ahí se escapa mi primer suspiro. Qué poquitas, qué poquitas…

Y llego hasta esta en Malasaña y no me lo puedo creer ¡Qué pena! Aquí el suspiro se hace más grande, me transporta automáticamente a Londres con sus cabinas protegidas y convertidas en un emblema de la ciudad.

Pienso en que así nos va, que no valoramos «lo nuestro» y ellos las venden en subastas por fortunas a todo el mundo y nosotros las vemos morir sin darles el más mínimo valor. Y en que las buscaremos, ya veréis que las buscaremos, cuando sean otra especie extinta.

Hay otra cabina y la recibo con otro suspiro, pero esta vez no de pena, sino de asco y me digo aquello que me abre tantas puertas (mugrientas) en la vida: «Ánimo, Pilar, que tú has estado en India» y ya me acerco ese auricular lleno de cualquier cosa a la cara.

No hace falta que os diga que no funcionaba, ¿verdad? Qué pena, qué pena…


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.