La casa por barrer


Todos cantábamos a coro con los Payasos de la tele: «Lunes antes de almorzar, una niña fue a jugar, pero no pudo jugar porque tenía que planchar. Así planchaba, así, así. Así planchaba que yo la vi». Pero el martes tampoco podía ir a jugar, porque le tocaba limpiar. Ni el miércoles, porque tocaba lavar. Y el jueves, coser. Y el viernes, barrer. Y el sábado, guisar. Y ni tan siquiera podía salir la criatura el domingo porque le tocaba rezar. Y así aprendimos dos cosas: los días de la semana y que las tareas ingratas eran cosas de mujeres. Maldita suerte la nuestra. Y no es que tu padre fuera machista, o lo fuera tu madre; lo era el mundo entero. Pero como el concepto de machismo no existía, te decían: «esto es lo que hay», «peor lo pasaba yo a tu edad», «lo haces y punto». Y las niñas íbamos cambiando la canción de los Payasos por: «esto no es justo», «yo no pedí nacer niña», «yo no le haré esto a mi hija».

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.