La espina de pescado


Ha muerto una mujer que conocí el pasado verano en un pueblecito perdido por Francia. Un accidente y ya. No está más. Tenía treinta y tantos y soñaba con no acabar nunca el viaje.

Al impacto que siempre supone una muerte prematura, le sumé el reconocerme –a nadie más que a mí misma– que, tan pendientes como estamos de un virus, se nos olvida que podemos morir de todo lo demás.

También sucede que, incluso cuando la parca toca en puerta ajena, te da por rendir cuentas y en las mías me descubrí varios postits de pausas y pendientes: planes, proyectos, viajes. Todos con una anotación al margen que decía, ya saben: «Hasta que vuelva la normalidad». Es decir: aquella vida de antes. Y entonces me dio por pensar que igual no vuelve más o, aún más grave, que como decía Lennon: «La vida es aquello que te va sucediendo mientras tú te empeñas en hacer otros planes». Y a ratos es la muerte lo que te sucede cuando tú andas, más que viviendo, esperando a vivir.

Mi hija, ajena a estas divagaciones mías, me escribió a las tantas: «Cuéntale a mi marido lo de la espina de pescado».

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.