Maldito baile de muertos


El final de mi preciosa abuela Catalina vino precedido por dos fantasmas: primero, fue el miedo a quedarse sola. No era una soledad aquella de falta de alguien al lado, que sus numerosos hijos y nietos, así como decenas de personas que por méritos propios la querían, buscábamos su compañía tanto como podíamos. Era la soledad de que «los suyos», refiriéndose a su generación, se estaban yendo. Ya prácticamente todos se habían ido. Después, llegó ya el temor a la muerte, que le brotaba de una manera incontenible por aquellos ojos azules. Y mi abuela entonces murió en picado. Ese fue el día que aprendí que cuando muere alguien bueno deja un agujero tan hondo que los años de después solo sirven para demostrar que nunca seremos capaces de taparlo.

En cambio, el final de mi padre, fue mucho más largo. Pasó años diciendo que se estaba muriendo. Muchos, pero acabó teniendo razón.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.