Never Forget


Empiezo este artículo entre las paredes de los barracones de Auschwitz sin saber dónde lo terminaré, aunque cada vez más a menudo siento que las historias no empiezan ni terminan, sino que acaban transmutándose en otras. Quizá la Historia, en mayúsculas, no sea más que la sucesión de historias y cada una de ellas, por pequeña que sea, va íntimamente ligada al resto, como cada gota de agua forma un mar. Es más, probablemente este artículo empezara años atrás, cuando visité Sachsenhausen, en Oranienburg. Aquella primera vez que un ‘ Arbeit macht frei‘ se me clavó en los ojos. O quizá empezara entre las lápidas del Monumento del Holocausto en Berlín. O en Brooklyn, en un mundo de tiendas kosher con acento yiddish formado por los miles de judíos huidos de las garras del fascismo alemán. O quizá en Venecia, al visitar el primer gueto del mundo. O en Budapest, al enfrentarme a esos 60 pares de zapatos frente al Danubio que conmemoran los millares de judíos obligados a desnudarse y descalzarse antes de ser lanzados al río.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.