Pum pum


Caían los últimos granos del reloj de arena del 99 cuando mi inminente ex y yo decidimos dejar el mundo conocido para marcharnos a vivir al Caribe.

Aún nos cortaba la respiración casi haber perdido a nuestro hijo pequeño. Ese relato imposible de unas puertas de UCI que se cierran y dejarlo allí para marcharte a casa. Como si hubiera casa sin la mano de tu hijo diciéndote hola al llegar.

Tanto tiempo en aquel hospital que, para cuando le dieron el alta, había olvidado su casa. Y su cuarto. Y su cama. De aquellos días de tratar de convencernos que todo había quedado atrás, me recuerdo mirando por la ventana, embobada, los cochazos que pasaban de largo en dirección a Son Vida. Mi hija, embobada, miraba a mi lado. Las dos en silencio hasta que, de pronto, dijo: “Son todos nuevos”. Como si fuera el único comentario que tuviera cabida. Y asentí, porque era verdad que todos los coches rumbo al barrio rico por excelencia lucían impolutos. Y eso fue. Ahí evidencié mi incapacidad de adaptación al mundo de antes;

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.