Rojo puro y amaranto


Tenía trece años cuando una noche me descubrí las bragas manchadas. Aquello no era rojo sino granate. La de veces que me había descalabrado y ese no era el color de la sangre, así que asustada, llamé a la puerta de mi madre.

Ella salió en camisón el tiempo mínimo para descubrirme con unas bragas en la mano y soltar antes de dar un portazo: «¿Y para eso me despiertas? ¡Ya sabes dónde están las compresas!». Fue la primera y última conversación que tuvimos sobre el asunto. El resto lo descubriría, como tantas, a través de radio calle.

Así se las gastó Dios cuando pilló a Adán y Eva con una manzana y la señaló con Su dedo: «Parirás a tus hijos con dolor y pagarás con sangre tu afrenta». Mucha, mucha sangre. Desde entonces las mujeres —y permítanme estar a la última, también los hombres trans y personas no binarias— además de pasarlas canutas pariendo, sangramos de media 3000 días de nuestra vida repartidos a lo largo de 40 largos años.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


 

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.