Si te dicen que caí


De un tiempo a esta parte, sueño que me caigo. Bueno, no lo sueño, que no estoy dormida. Pero tampoco estoy despierta. ¡Vaya uno a saber! Es ese momento exacto en que uno, al fin, da por zanjado el día y aplastado contra la almohada, se va apagando el volumen de los pensamientos con la esperanza de que lo reemplace, por ejemplo, una visita onírica de Brad Pitt. Justo ahí, me encuentro bajando por una escalera y, en esa mezcla de déjà vu, recuerdo y premonición, en lugar de Brad Pitt, lo que llega es el crujido de mi tobillo —siempre el mismo—, y caigo por una escalera.

Como la literatura es abundante en manuales de interpretación de los sueños, pero nos falta un ‘Manual de interpretación de los no sueños’, he dedicado estos sobresaltos nocturnos para especular conmigo misma y mi resumen viene a ser: estás fatal, asúmelo. Pero como aún me quedan unas cuantas líneas de artículo, les daré alguna versión más extendida que no hará más que reafirmarles este diagnóstico.

Me conozco todas las teorías: cenar ligero y temprano, no arrastrar malos rollos bajo el edredón, respirar, meditar, contar ovejas, ser consciente del momento presente y buena ventilación y, créanme que, sin temor a exagerar, me tengo por una tipa meridianamente cuerda y hasta algún punto sobre la media en aquello que llamamos felicidad. Entonces, ¿por qué cojones caerme, si no hay necesidad?

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.