Tirarse de cabeza


Soy una de esas señoras que se mete en la piscina bajando por la escalera peldaño a peldaño. La más digna opción, quizá, pero también la peor porque una comprueba desde la punta del pie lo fría que está el agua y a sabiendas, sigue. Mar adentro.

En cambio, los que se tiran de cabeza no experimentan tal sufrimiento. Zas. La misma estrategia de arrancarse una tirita: todo el cuerpo en remojo. Los miro con mi misma compostura pero sé que la envidia me delata. Quiero ser como ellos. No de mayor, qué va, que lo quiero desde siempre.

Pero no, no sé tirarme de cabeza. Esta humillación es aún peor cuando me saben de Ibiza; la tierra donde todos crecimos hippies, discotequeros y, sobre todo, renacuajos. Basta de mentiras: nada de lo anterior es cierto. Y mi verdad es que yo llegué tarde a casi todo, pero especialmente al agua. Sospecho que mis padres no sabían nadar. La verdad, no lo sé, pero me baso en que apenas una vez mi madre nos llevó a la playa y a mi padre no lo recuerdo ni remotamente caminando por alguna acera que bordeara la costa.

Así que viviendo a un paso del mar, aprendí —por llamarlo de algún modo— a nadar con once años, cuando uno de aquellos tíos que de tanto en tanto se apiadaban de nosotros, vino a buscarnos y fuimos —once en un seiscientos—, mezclados con los hijos propios a la playa. En un momento dado nos llevó a todos a unas rocas y como hacen los patos en televisión, fui viendo cómo saltaban uno detrás del otro, hasta que llegó mi turno y le expliqué muy razonablemente que yo no iba a tirarme porque no sabía nad… y no pude acabar el verbo porque el salvaje de mi tío me agarró y me lanzó al agua. Mientras pataleaba por mantenerme a flote, me gritaba: “¿Ves? Sí que sabes”.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


 

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.