Un beso, dos besos, tres besos


Seguro que ahora decepciono a algún macho de mi entorno, pero una de las cosas que más valoramos en un hombre (mis amigas y yo siempre coincidimos en esto), es sentir que puede acompañarnos en cualquier circunstancia. Tanto monta una barbacoa con parientes, una cena con los directivos de la empresa o un entierro. Que sepa estar, apoyar, ya impulsarte ni te cuento. Lo sé, lo sé, somos unas frívolas interesadas que, en nuestra defensa añadiré, por descontado ofrecemos exactamente lo mismo que pedimos. En mi caso quizá aún se complique más el asunto porque pretendo que ese ‘saber estar’ se extienda a una cena de gala con zares o maharajás (que la vida me lleva a derroteros de lo más diversos), o a una danza de la lluvia. Ya si sabe negociar en un secuestro o encender fuego con dos palitos ¡es mi hombre!

Qué le voy a hacer si mi músculo favorito son las abdominales del cerebro y de entre los muchos tipos de inteligencia que los psicólogos filetean yo me quedo siempre con la capacidad de adaptarse al medio. Lo explicaba muy bien Cervantes en El Quijote: «Cuando a Roma fueres, haz como vieres».

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.