Un marrón


Cuando la semana pasada recibí una carta de la Consejería de Sanidad, me emocioné como si hubiera recibido la postal de algún guapo que hubiera conocido tiempo atrás cruzando el Amazonas.

Pensaba que, por fin, me citaban para vacunarme. Debía ser ya el único ser humano cuerdo de mi quinta pendiente de vacuna.

Que pareciera negacionista, pero no. O sea: no negacionista, lo cual es una redundancia. O una paradoja. O en lógica clásica, una doble negación. Ya saben: «la negación de la negación de una proposición p, equivale a p». ¡Pero yo no soy p! Todo lo que soy es un humilde caso complicado para el sistema. Lo de ser una ibicenca con domicilio fiscal en Mallorca y residencia en Madrid, que hace que se te rifen para solicitar el voto o para recaudar impuestos, pero en otras labores, no saben, no contestan, todos nuestros operadores están ocupados, manténgase en línea o llame más tarde, cuelgan y vuelta a empezar. Pero fue abrir aquella carta con membrete oficial y exclamar: «Mierda». Y créanme que literal, porque la carta era para invitarme a participar en un estudio de heces en un programa de detección de una fea enfermedad.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


 

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.