Una mujer sentada sola en un banco


Paseaba por la Plaza Szabadság, en Budapest, como podría haber paseado por cualquiera. Me senté en un banco y observé que en otro banco delante de mí había una anciana, sola, inmóvil. Al principio no le di importancia, pero para cuando mis pies se habían repuesto de caminar, sí me llamó la atención ver que no había cambiado la postura. Me acerqué temiendo lo peor al verla con la cabeza inclinada hacia atrás, pero no. Cruzaba su rostro una larga y franca sonrisa. Había logrado la posición exacta en que los árboles repartían la brisa y todo el sol de Hungría se concentraba en su cara. Era feliz. Estaba sola, pero era feliz. Y supongo que me imaginé cuánto me gustaría ser ella cuando me alcance la vida.

Seguir leyendo en Diario de Ibiza

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.