Ojalá 2


Compartir: Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

 

A menudo hablamos sin ser conscientes de toda la fuerza que tienen nuestras palabras. Las pronunciamos por costumbre, se nos resbalan, caen de nuestra boca y así, algunas veces, se clavan como dardos (y no era nuestro propósito en absoluto), o se quedan a mitad de camino de donde queríamos que llegaran porque pasan como otra simple secuencia de sonidos confusos entre tanto ruido cuando encerraban la magia de, por ejemplo, cumplir deseos. Sí, cumplir deseos. Nunca jamás se dio el caso de que un deseo se cumpliera sin haber sido soñado, pero también pronunciado primero.

ojalá, deseos, genio lámpara, otro Post DataOjalá. Qué hermosa palabra, ¿verdad? Y todos podríamos tener más o menos clara la definición de que expresa que deseamos que algo suceda. De origen árabe; law šá lláh se traduce como “Si Dios quiere” aunque parece aun más correcto “si Dios quisiera”.

Según explica el prestigioso arabista español Federico Corriente, hay en árabe una frase piadosa (“la’awhasa llahu”) que suelen usar los árabes de religión islámica y vendría a significar “haga Dios que no se sienta nostalgia [de tal cosa]”, o sea, más o menos, “no [nos] aflija Dios sin [tal cosa deseada]” lo que equivale a decir “permita Dios que [suceda tal cosa]”. 

dechile.net

Ojalá equivale a la expresión de nuestro vivo deseo de que algo suceda, de que pase algo y un deseo vivo, no puede quedar en una simple conjunción de letras y sonidos articulados.

Ojalá es una de esas palabras que no deberíamos emplear en vano (¡por favor, en realidad, ninguna!), pero merece la reflexión de ver que al pronunciarla estamos clamando al Cielo (al de allá fuera o al que todos llevamos dentro) expresando con toda la exactitud de que somos capaces qué querríamos que la vida nos depare. Fijaos cuánto poder en tan solo cinco letras…

¿Recordáis el genio de la lámpara? Para acceder a la posibilidad de que de una lámpara de aceite apareciera un genio y nos concediera uno, tres o infinitos deseos, había que frotarla pronunciando unas palabras mágicas. Pues quizá sólo fuera ésta: ojalá.


¡Ojalá vivas todos los días de tu vida!” 

Jonathan Swift

 

Ojalá pudiésemos meter el espíritu de Navidad en jarros y abrir un jarro cada mes del año” 
Harlan Miller

 

“Caminando, caminando voy buscando libertad ojala encuentre camino para seguir caminando.” 
Víctor Jara

 

“Yo amo, tú amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.” 
Mario Benedetti

 

“El arte te da la posibilidad de mentir, de imaginar, de cambiar los esquemas. Ojalá me animara a mucho más de lo que me animo. De eso se trata ser artista: de animarse, de ser cara rota, pero con talento.” 
Gustavo Cerati

 

“Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá, esta ceniza no juega con fuego, este ciego no mira para atrás” 
Joaquín Sabina

 

“Ojalá que la espera
no desgaste mis sueños
ojalá que la niebla
no llegue a mis pulmones
y que vos muchachita
emerjas de ella
como un lindo recuerdo
que se convierte en rostro”

Mario Benedetti

 

“Ojalá se te acabe la mirada constante, 
la palabra precisa, la sonrisa perfecta, 
ojalá pase algo que te borre de pronto: 
una luz cegadora, un disparo de nieve, 
ojalá por lo menos que me lleve la muerte 
para no verte tanto, para no verte siempre, 
en todos los segundos, en todas las visiones 
ojala que no pueda tocarte ni en canciones ” 
Silvio Rodríguez


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Ojalá

  • Rafa

    Ojalá para todo. ¿Por que la vida está llena de tantos “ojalá”?. Todos necesitamos de ese empujoncito que lleva implícita esa palabra. Parece que al decirla nos reconforta y nos ayuda a salvar esos obstáculos que nos parecen imposibles.

    • Pilar Ruiz Costa Autor

      O la gente la usa como muletilla, pero sobre “los demás” no tenemos ningún control. Es en nosotros. ¿Y si somos conscientes de lo que de verdad queremos, lo soñamos, nos atrevemos a decirlo en voz alta ¡a gritarlo! Y lo acompañamos de un ojalá que resuene por todo? A saber, quizá luego no funcione, pero… si hemos hecho, desde la mejor intención TODO LO QUE ESTABA EN NUESTRA MANO, si lo hemos hecho con amor… casi el conseguirlo o no, es lo de menos, ¿no crees?

      Y no, no creo en los obstáculos “imposibles”, ¿imposible? Eso es lo que decimos para referirnos a lo que aún no hemos hecho, no a lo que no podamos (si queremos) hacer.

      Por lo que te conozco, no creo que un simple y pequeñito aparentemente imposible te detenga. No, tú no eres así. Si lo deseas, no es imposible.

      Un beso inmenso y gracias, GRACIAS, por estar ahí.