familia


otro Post Data, Cuba, María y Maira, La Habana, coco taxi
A María y Maira las conocí en el 92. Madre e hija con 30 y 15 años. Maira era hija del primer marido de María que ahora estaba preso porque lo capturaron cuando intentaba abandonar la isla en un neumático. Por aquel entonces, el malecón era un paisaje devastador de restos de gomas y artilugios destrozados contra las rocas por el impactante oleaje. Un escalofrío me recorría la espalda preguntándome por los […]

Cuba: María y Maira


otro Post Data, el fotomatón, Pilar Ruiz Costa
El fotomatón tenía ese algo especial. Era un juego. Sabía a domingo, como las palomitas. No me refiero a esas fotos insulsas que te hacías con fondo blanco, frente despejada, sin gafas ni sombrero, ojos abiertos y sin mostrar los dientes, de mala gana porque habías perdido el carnet, sino a esas de: “¡Deprisa, deprisa, otra cara distinta!” Y, cuántos más fuéramos, mejor.

El fotomatón



inmortal, otro Post Data
Alguna vez, viajando por esos mundos, he estado a punto de morirme, pero ya sabéis lo que se dice de la mala hierba. La cuestión es que cuando me he encontrado, por poner un ejemplo, forcejeando con un hombre armado con un machete que trataba de arrastrarme hacia los manglares en Dominicana, yo me resistía con uñas y dientes, y pataleando, y gritando, pero os juro que sin perder la cabeza ni […]

Inmortal


la casa de los dados, otro Post Data
Mi casa (aquella en que crecí, en Ibiza) se conoce como “la casa de los dados”. Mérito absoluto de mi padre y aquella costumbre suya de no parar quieto que tanto sacaba de quicio a mi madre. Porque a ella claro que le gustaba tener la casa bonita, pero caramba… Una vez con el objetivo cumplido, mi padre ya no tenía que tocar nada.

La casa de los dados



El cubo de Rubik, otro Post Data
Mi hijo Mario, el cineasta, al que recordaréis por calamidades anteriores como: “Feliz día de la madre, te regalo huevos, harina y leche. Hazme tortitas” o “Me voy de viaje, pero tranquila que para que me eches de menos te he escondido un móvil con la alarma puesta a las 4 de la mañana”, llevaba toooda su larga vida pidiéndome ¡qué digo pidiendo…! Chantajeándome con un puñetero cubo de Rubik. Que si […]

El cubo de Rubik


Ese pellizco en mi pecho, otro Post Data
Mario me decía si no viajaría a casa por mi cumpleaños y yo ¡tenía tanto trabajo…! Que por más que buscaba organizarme, apretar aún más aquellos largos días sin dormir, no veía la manera. “¿Al final crees que podrás venir?” Y yo miraba combinaciones de billetes para quizá ir y cenar juntos, o desayunar juntos, pero… ¡tenía tanto trabajo…! “Jo, iba a hacerte un pastel” y ahí estaba, puntualmente, ese pellizco en […]

Ese pellizco en mi pecho



Sobre Pi y nuestras fotos patéticas, Pilar Ruiz Costa
Pi se pone tierna después de mi publicación de ayer y me viene con que me quiere y tonterías de esas, que no engaña a nadie, que la conozco ¡uf, lo que la conozco! Anda que no nos hemos dicho veces que ojalá alguna vez un hombre nos llegara a conocer como nos conocemos nosotras que nos llevamos apenas 20 días y compartimos un 25% de ADN y un 100% de historia […]

Sobre Pi y nuestras fotos patéticas


Mi memoria regular, otro Post Data
Mario me preguntaba anoche de qué me estaba riendo sola. No tímidamente, no. A carcajada limpia. Le contesté que acababa de encontrar estas fotos y no las recordaba. Una sola de estas opciones, os lo advierto, no habría justificado la risa. No solo el “volverlas a ver tras equis tiempo”, no. Una parte imprescindible de reir y reir es mi memoria regular, tirando a floja.

Mi memoria regular



Un poco de juicio al menos, otro Post Data
Andaba buscando por el teléfono alguna foto de Mario y casi todas las que veo son de las que la he ido sacando, a traición, a lo largo de 21 años, durmiendo en posturas imposibles. Para reírme de él después, DESDE LUEGO, pero también porque se me va el amor por los ojos, porque se me va el amor por los dedos. Acaba de entrar a quirófano. Esta vez por una bobada: […]

Un poco de juicio al menos


algo parecido a un mehari, otro Post Data
Yo aprendí a conducir con algo bastante parecido a esto: un mehari. Me enseñó el que sería mi marido, que después sería mi ex marido, mucho antes de sospechar que algún día sería ninguna de las dos cosas. Éramos grandes amigos. Inseparables.

Algo parecido a un mehari



blanca y radiante va la novia, otro Post Data
Crecimos con un tocadiscos de madera y una muy humilde colección de discos. Manolo Escobar y Peret llorando lágrimas en la arena, de mi padre y Paul Anka, un José Guardiola que cargaba toneladas en lugar de jugar en el Barça y, sobre todo, el Dúo Dinámico, de mi madre. Éramos nosotros, los niños, quienes poníamos una y otra vez aquellos discos los largos días de verano. A mis padres no les […]

Blanca y radiante va la novia


Tramoyista o esas cosas que no se ven en un teatro, otro Post Data
Estos días, hablando con personajes del mundo de la farándula, gente bien de todas todas, un guapo actor me comentó mientras cenábamos (y brindábamos por los éxitos tras el estreno) que sería maravilloso ir una semana a Londres, solo para ir al teatro, todos los días. Me sorprendió porque nunca lo había hecho. Yo en cambio, le conté que, años ha, había ido en varias ocasiones. Mi memoria va por libre, pero […]

Tramoyista