Qué blanca es la payesa…


otro Post Data, qué blanca es la payesa, Pilar Ruiz Costa, Diana¿Por dónde empiezo? Si es tu cumpleaños y, lo mire por donde lo mire, llevo todo el día dándole vueltas a números ¡números! Cuando tú y yo somos de letras. O de croquetas, pero las matemáticas regular…

Pero luego va de colores que es lo mismo que ir de ti. TE LO PROMETO.

Tiempo al tiempo…

Va de que hace un año estabas a punto de emprender el “viaje de tu vida” (con permiso incluso de los que vengan después) que era ir a ver a tu madre ¡a India! y ayudarla en “no sé qué de enseñar fotografía (ella que no sabe) a los niños de los slums”. Y te metí (con ese inglés tuyo de Andratx) en 3 vuelos en 3 países.

Va de que hoy cumples el doble de la edad que yo tenía al tenerte a ti ¡y eso quiere decir que yo tengo el triple! Y he tratado, como en los eclipses “raros” de saber cuándo volverá a pasar algo así, y no… ya no será.

Va de que eso significa que llevo ya mucha más vida contigo que sin ti y cualquiera que te conozca confirmará este hecho: ¡Tú eres vida!

Y va de que hace 21 años te escribí un poema, ¿recuerdas? ¡No el poema, que ya sé que sí! Sino que te dejé a solas con Conchita porque faltaba a saber qué para tu pastel y al salir del súper, tuve que parar ¡tuve que parar! Porque el poema entero retumbaba en mi cabeza.

Y parece que va de números, pero ¡qué va! Va de colores, de sumas, porque el blanco, que no te engañen… No es un color, sino la suma de todos ellos.

Poema para Diana, con pocos besos y muchos tirones de orejas.

Qué blanca es la payesa

¡Qué blanca es la payesa!
La gente la mira y mira
“¿Será que es medio inglesa
o tal vez no respira?”

La payesa es paliducha,
de un color tan apagado,
que parece que esté pachucha,
con fiebre o constipado.

La payesa es tan blanca
que parece que no está
cuando es una pared blanca
la que por su lado va.

¡Pero qué blanca es esta niña!
la payesa de mi corazón,
Quizá algún día la tiña
de color malva, o salmón.

Y hoy cumple once años y crece,
alta y blanca, como las nubes esas.
Pues si quererla la empalidece…
¡Aún será más blanca la payesa!

 


Otras entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.