Óscar


13 meses, otro Post Data
Me acabas de hacer una vídeo llamada desde el otro lado del mundo. Mientras tú te reías de tu hermano, yo me reía de ti; de lo raro que se me hace verte sin tu barba de leñador (que no de hipster) y de que jamás te había visto ese pelo. Va y resulta que cuando crece indomable, se te ondula. Como a tu hermano. Ya puedes reírte de él, ya… Hace […]

13 meses


una llamada de emergencia, otro Post Data, Pilar Ruiz Costa 4
Yo estaba en Barcelona. Eran las dos de la mañana y volvía a mi hotel después de una cena con políticos (trabajo, trabajo y más trabajo) cuando sonó el teléfono. Era mi hijo Mario desde Palma que me preguntaba si estaba aún despierta y si podíamos hablar. Una llamada de emergencia.  

Una llamada de emergencia



Ya me conoces y de todo monto una historia. Con lo fácil que sería decirte: feliz cumpleaños, te quiero más que a mi vida, más que al aire, el mar y las nubes juntos. Te quiero hasta la luna y volver, hasta el infinito y más allá… ¿Ves? Ya estoy montando una historia…

Tal día como hoy


Londres, aeropuerto de Gatwick y con un recién anunciado retraso, para más inri, por algún tipo de avería del avión. Eso da siempre un poco de yuyu, ¿verdad? ¿Cuál será la manera diplomática de decir “avería del avión” sin transmitir que el avión, ése que nos va a separar a kilómetros de tierra firme, tiene una avería? Y hablando de averías, desvarío…

mi flight está delayed (otra vez)



vieja mesa, otro Post Data 12
Tengo en casa una vieja mesa de madera de pino. No es antigua, ojalá, sino simplemente vieja y bastante maltratada. La compré en Ikea cuando compré por primera vez el piso (porque lo compré dos veces) y el único baremo que seguí por aquel entonces fue: es la más barata.   Porque  pensaba, ya  veis, que estaría de paso y después, con los años me han sobrado los motivos para jubilarla. Sucede […]

aquella vieja mesa


el post número 100, otro Post Data 7
 Sucede una cosa cuando viajas, bueno… obviamente, si estás atento, sucederán muchas; tantas que te costará reconocer al que eras antes de partir, pero quiero destacar una por encima de todas: pierdes esa sensación de ser el ombligo del mundo. Por favor, no os pongáis a la defensiva; quizá en estas líneas, si viajáis con la mente abierta, podáis encontrar también algo nuevo. Me refiero, claro está, a esa sensación de que […]

el post número 100