El cubo de Rubik


Mi hijo Mario, el cineasta, al que recordaréis por calamidades anteriores como: «Feliz día de la madre, te regalo huevos, harina y leche. Hazme tortitas» o «Me voy de viaje, pero tranquila que para que me eches de menos te he escondido un móvil con la alarma puesta a las 4 de la mañana», llevaba toooda su larga vida pidiéndome ¡qué digo pidiendo…! Chantajeándome con un puñetero cubo de Rubik.

Que si «Soy el único ser humano del mundo que nunca ha tenido un cubo de Rubik«, que si «Por tu culpa tengo un trauma porque soy el único ser humano del mundo sin cubo de Rubik«, que si «Tú sigue así y anda que te nombro siquiera cuando gane un Goya«… En fin, lo que viene siendo LO NORMAL cuando educas a un hijo y le enseñas a hablar y le haces creer que te importa una m… su opinión, que no lo devuelves a dónde salió porque no entra pero le anuncias de tanto en tanto las intenciones de hacerlo acompañadas de una colleja con la mano abierta.

PERO, aún así, a pesar de todo ello, una que es güena, noble y muy maja (mierda de corrector y esa manía de cambiar «maja» por «baja») voy y una vez le compro un puñetero cubo de Rubik y lo envuelvo con papel de periódico bonito y hasta le digo que le quiero y que no me pida nada más EN LA VIDA y todo eso y, p’animarle, porque a pesar de todo soy su madre y madre no hay más que una y, SOBRE TODO, como tengo plena fe en esta generación Pokémon, le incentivo y le digo mientras se lo desmonto en las narices, que si lo monta esa misma noche, le doy 20€. Hasta aquí la historia. Esto es lo que me encuentro al levantarme…

El cubo de Rubik, otro Post Data


Entradas relacionadas:

un poco de juicio al menos

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.