El vestido de boda


el vestido de boda, otro Post Data, sari, rojo, IndiaEn mi último viaje a India me invitaron a una boda. Ya os he contado que es común invitar casi a cualquiera y no me refiero a gente de la calle sino conocidos de conocidos y desde luego un extranjero siempre da «caché». Y yo, que llevaba ya 6 meses viajando por el mundo solo con una maleta de mano, no tenía nada para la ocasión.

De otros viajes sí, me habían confeccionado preciosos saris a medida que conservo con cariño, pero ahora, fui en busca de un vestido para la ocasión.

Allí el blanco es el color reservado para las viudas y las novias visten de rojo y dorado y sin embargo, al contrario que en occidente, también las invitadas podemos usar los mismos colores, así que me hice con todo esta combinación comprada en 4 tiendas distintas. Una preciosidad. Aún tuve que pagar a 2 mujeres para que me envolvieran el sari y estar a la altura de la ocasión en lugar de parecer una croqueta.

Pero mi viaje iba a proseguir y quería que fuera con el mismo propósito: lo mínimo. Así que sabía que no me lo iba a llevar.

Había una niña en los slums, Hamida, tan bonita como el resto, lo juro, pero por la que siempre sentí más cariño. Es que ella me buscaba, me buscaba… Es que se puso a llorar porque «un día me iba a ir» (aunque os juro que jamás le demostré más afecto que al resto, que me lo mordía). Es que un día, ella ¡que no tenía nada! Me regaló unos pendientes y me dejó llorando a mí ¡ella, ella me trajo un regalo a mí!

Y yo andaba dando vueltas sobre a quién regalarle mi sari y Luis, otro voluntario con el que compartí un tiempo, sabiendo cómo quería a esa niña, me decía que no lo dudara. Pero vaya que dudé, hasta el final, en que se lo regalé a la coordinadora española de la ONG. «¿Por qué?» Me preguntó Luis sorprendido. «Porque si se lo regalo a Hamida estaré contribuyendo a que la casen y me moriré.»

Un viejo proverbio hindú reza: «Criar a una hija es como regar el jardín del vecino.» Cada hija es una carga «inútil» porque será propiedad de la familia del marido. Así que las casan cuanto antes. Un problema menos. En cuanto la familia es capaz de asumir los gastos de la dote, la boda… o el vestido.


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.