Qué dura es la vida de las mujeres de los slums


qué dura es la vida de las mujeres de los slums

Qué dura es la vida de estas mujeres ¡qué dura! Apenas me asomo a ella un rato, de tanto en tanto (como ellas a mi cámara y a mis ojos) y acabo agotada. Sin embargo, se conforman (como ellos, pero cien veces peor), se resignan: es lo que toca.

Hago una pausa importante porque la resignación no es buena ni mala, ni todo lo contrario. Todo en esta vida, es lo que hagamos con ello.

Vuelvo a la historia: se resignan porque no tienen otros puntos de vista con el que comparar el suyo, se resignan porque social, cultural y (mierda) familiarmente las resignan.

Es lo que toca. Algo habrás hecho en otra vida para ahora merecer ésta, así que sé buena, obediente, agacha la cabeza, cierra la boca, abre las piernas, trabaja, trabaja, trabaja… Pare, con suerte hombres para que sus mujeres algún día te ayuden. Por favor, no mujeres, no les pases este legado, pero si acaso sí, alumbras cinco, seis, ocho mujeres antes de que los dioses te concedan la fortuna de un varón, enséñalas a ser buenas, obedientes, a agachar la cabeza.

Qué dura es la vida de estas mujeres. Debería estar ya acostumbrada y no, qué va. No, no, no. No lo estoy.

En la imagen (y en la historia), algunas de las mujeres beneficiarias de los proyectos de la ONG Semilla para el Cambio.

Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *