Yo nunca pretendí que no lloraras


 

Yo nunca pretendí que no lloraras,
no.

 

Yo nunca pretendí que no lloraras
y quiero que llores, si es pena lo que sientes
y si es dolor…
también un poco,
pero necesito, mi amor,
que hoy seas valiente
y que seas, como fuiste siempre
a la vez, un poco loco.

 

Yo nunca pretendí que no lloraras
aunque,
debo confesarte que antes que tu risa,
siempre deseé tu sonrisa,
del mismo modo exacto
en que deseé que me abrazaras
y me dijeras: no pasa nada;
el mundo sigue ahí, intacto,
desde España hasta Argentina
y no hay un problema más grande
que el querer tocarte
y no encontrarte,
que el buscar tu mirada
y al mirar al infinito;
ver que solo hay nada…

 

¿Cuando te dije que no lloraras?
¡Si yo quiero que llores,
que llores siempre!
Para que no pierdan tus ojos
ese brillo, esos colores
que te delatan como al niño
que debajo de las lágrimas escondes.

 

Pero, mi amor…
por incertidumbre no llores,
no llores mi amor, por miedo…
que tus lágrimas me ahogan,
que me vence la impotencia
de estar aquí, tan lejos;
de que quiero estar contigo y no puedo
y no puedo ofrecerte mi presencia
más allá de en tus mañanas
cuando te mires al espejo…

 

Justo en ese punto exacto
donde terminan lágrimas
y se ocultan sonrisas

verás que sí sientes mi abrazo.
Tú búscame, búscame, mi amor
y verás que sí estaremos juntos.

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.