Cómo NO se abre un coche (manual para ladrones o despistados)


cómo abrir un coche sin llave
Pi, después de SÍ haberlo abierto…

Estaba yo con mi prima Pi (que anda que no os he hablado de ella en otras ocasiones ¡y casi todo bueno!) una mañana de verano. Andábamos de visita en casa de mis padres que es esa especie de jungla con dados de póker que se aprecia en la foto.

Pues bien, Pi tiene 3 tesoros en forma de niñas y ellas (junto a otra pequeña delincuente), dejaron las llaves dentro del coche cerrado. En este punto no me vengáis con que “cómo va a ser, pero si eso no se puede” ¡Lo hicieron!

 

Y antes de perder los nervios (que estábamos a esto) yo como buena conocedora del mundo 2.0 me lancé a la búsqueda en internet de una solución lógica, rápida, limpia y probada de cómo abrirlo ante la incredulidad de mis parientes que me decían aquello de “Anda que va a haber un método para abrir un coche sin llave (también conocido como la definición de “robo de automóviles” a lo que yo les contestaba “Pues ya veréis como sí” y seguramente, hasta les sacaba un poco la lengua.

En serio ¡en internet existe todo! Pero, fruto de un arduo trabajo de investigación, seguido de poner en práctica muchísimos de esos métodos que ruedan y no son más que meros bulos, os cuento cómo no se abre; es decir, cuáles de estas soluciones simples (incluso “específicas para rubias”, investigad si no me creéis) no funcionan:

Métodos que NO funcionan:

  1. Abrir con una pelota de tenis perforada con un destornillador plano calentado al fuego
  2. Abrir con un desatascador de desagüe
  3. Abrir pulsando a la vez todos los botones del mando a distancia de la tv
  4. Abrir con un cordón de zapato haciendo un lazo corredero e introduciéndolo por el cristal trasero
  5. Abrir con una moneda
  6. Abrir bajando el cristal a pulso
  7. Abrir con otra llave (de otro coche cualquiera)
  8. Abrir tratando de crujir el cristal golpeando con el destornillador desesperada (ese método lo improvisó Pi)

Métodos que NO pudimos comprobar:

  1. Abrir apuntando a la cerradura con un teléfono móvil (hace falta una llave ¡y si hubiéramos tenido llave no tendríamos el coche cerrado!)
  2. Abrir el maletero usando un enema anal. Por más que buscamos en nuestros bolsos… No teníamos ninguno.
  3. Abrir usando un aparatito de esos que dan descargas eléctricas a los asaltantes y violadores ¡Si no llevábamos enemas en el bolso, qué íbamos a llevar cosas de esas!

Método que SÍ funcionó:

¡Anda que os lo vamos a contar! Improvisad y experimentad por vosotros mismos 😉 Y veréis como algún día, tras muuucho esfuerzo, podéis ser ladrones profesionales como nosotras.

Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.