pon a punto tu coche, tu corazón o… algo


Yo iba a ponerme a trabajar, os lo juro. De verdad, que iba a empezar la semana ¡y el año! Trabajando y ya luego, “siuncaso” (como tan graciosamente dicen en Mallorca) pues escribir un post, que se me acumulan las ganas pero lo primero es lo primero: trabajar. 

Y nada, ahí andaba yo, madrugando y todo y la bandeja de entrada tira todos mis buenos propósitos al traste y ya estoy irremedia-inevitablemente escribiendo este post ¡si es que la vida me va provocando! 

Os pongo en antecedentes. Tengo una amiga que: 

A) No conduce, pero 
B) Tiene el corazón roto
Sí, sí, ¡ya sé que andáis perdidos! Pensando «pero qué tendrá que ver». Pero con qué poca paciencia me empezáis el año… Pues eso, que en la bandeja de entrada me encuentro sonriendo esta promoción mezclada entre todas esas otras: “Tu cabello sedoso por solo 29€”, “Devuelve el blanco de tus dientes en tan solo una sesión”, “Todo el sushi que seas capaz de engullir por 19€ por persona” y similares, y entre ellas, este anuncio para “pasar la revisión de tu coche, con cambio de aceite incluido” y claro, una que es una mujer responsable y es consciente de que la puesta a punto de tu vehículo es prioritario, incluso por encima de ponerme las pilas y cumplir los plazos de entrega de los artículos X pues, rápidamente reenvío a mi amiga, la del corazón roto porque, está roto pero no muerto o inservible; es decir, que, creo yo que un mecánico experto (como el de la foto que miradle las uñas; impolutas, oiga), seguro que sabe cuales son esos 19 puntos clave que hay que apretar en 45 minutos para que vuelva a funcionar solito como un swatch con pila y además, con lo del aceite pues brillará como una patena, ¿no?

 Ya la veo a ella allí plantada y diciendo: 
-Buenas, vengo por lo de la oferta de Let’s Bonus-¿Y el coche? -No, no, sí soy yo, que ando algo perjudicada. -Pero ¿en qué puedo ayudarle? -Bueno, con que me toque 19 puntos clave, ya me voy más contenta, seguro. 

-No entiendo… 
-Ah, y por favor, Sr. Mecánico, no se olvide del aceite. 
-¿De… revisarle el aceite? 
-Ya le digo yo que no traigo, tendrá que untarme Usted del suyo. 

De modo que, generosamente le he mandado un link acompañado de este mínimo mensaje: Antes de que me digas “pero si no tengo coche”, échale un ojo al anuncio. 

Y nada más porque, cuando sobran las palabras, es que sobran las palabras. Olé por los “Boyano”, sí señor. Y olé una vez más, por esas pedazo de amigas.
pon a punto tu coche, tu corazón o... algo taller mecánico
Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.