un elefante atado a un poste 1


un elefante atado a un poste

Para los que todavía os preguntéis cómo un elefante tan grandote permanece atado a un palito tan insignificante en proporción, sin la más mínima intención de escapar, os lo voy a explicar.

No es debido a que sea un animal de granja y prefiera la seguridad de dos comidas diarias o porque aparente una fuerza física que en realidad no tiene.

La realidad es tan desconcertante como triste: es porque tiene buena memoria.

Cuando lo ataron una vez de pequeño, las proporciones entre él y el poste no eran tan tremendas e intentó e intentó huir, arrancarse, sin conseguirlo y se rindió. Impotente, nunca más lo volvió a intentar.

 

¿Absurdo? Depende de la perspectiva, por favor, antes de criticar a un pobre mastodonte que además está lejos y atado, pensemos si de verdad nunca, nunca, hemos tenido un pensamiento igual de limitante, si nunca hemos sopesado una decisión en base a nuestras experiencias anteriores que no salieron bien, si nunca nos hemos rendido antes de hora.
Por el contrario, a veces ocurre al revés; nos atrevemos a cosas nuevas porque otras, más o menos similares nos salieron bien. Aunque pueda parecernos que esta opción es positiva corremos igualmente un riesgo: el de basarnos en nuestros resultados anteriores ¡cuidado! ¿No nos limitarán alguna vez?
¿Por qué de todo esto ahora? Tanto elefante y tanta filosofía. Supongo que las ganas de improvisar me pueden de nuevo y son TAN GRANDES como “un rebaño de elefantes, un kiosco de malaquita y un gran manto de tisú” y desearía sentiros a todos con la misma risa tonta de “Mira, lo hago porque me apetece y punto”. Nos vamos a divertir…

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Un comentario en “un elefante atado a un poste