no señor, esto no es crisis 8


Otra tertulia más con la crisis copando todo. La palabra se desliza de nuestros labios con la misma facilidad con la que se nos cuela por debajo de la piel hasta arañar el alma. No lo permitáis o, si lo hacéis hacedlo con justicia.
Lo que me llevó a estudiar psicología fueron dos raros temas que siempre me han llamado la atención: la preparación a la muerte, sobre todo en enfermos terminales (y a sus familiares que comparten el mismo sufrimiento) y las crisis. Así, en grande y en plural. Ya veis… Casi nada. Pero las crisis por aquel entonces, eran otra cosa muy distinta.

Los que me conocéis (e incluso los que me leéis por puro azar) ya sabéis que soy de las que ve la botella medio llena o, de las que sabe sacarle todo el partido incluso al culito que queda al fondo de la copa. Soy mucho más de temas agradables, de reírme y además ¡de reírme mucho de mí! Porque solo eso me da derecho luego a reírme del resto si me da la gana, pero quizá sea sano volver a escribir sobre esa cosa llamada crisis, porque personalmente estoy más que cansada de que nos engañen y peor aún, nos dejemos engañar.
¿Qué estamos en crisis? Depende… y de todos modos, ¿cuándo no lo estamos? Si casi podríamos contar nuestras vidas entre crisis casi tanto como entre cumpleaños: la de la adolescencia, la del divorcio de nuestros padres, la de nuestro matrimonio o nuestras relaciones, la de los treinta, la de los cuarenta, la de los cuarenta y cinco y la de los cincuenta, la de las dudas existenciales: laborales y me mudo o no me mudo; las de por qué siempre me sale mal o porque siempre a fulanito le va mejor si se esfuerza mucho menos; la del michelín; la del me quiere o no me quiere o la del creo que ya no le quiero; la del ¿será el hombre o la mujer de mi vida? La de no es un buen momento para tener un hijo; vale pues tengo dos… ¿Y sabéis qué? Que, si queremos ¡son crisis útiles! Voy a recordarnos lo que todos sabemos: la crisis es una oportunidad. No, no son ganas de ver la vida de color de rosa; es la definición pura de la palabra.
Crisis viene del griego Krisis que significa “separar” o “decidir”; De la misma raíz etimológica viene la palabra crítica que significa “analizar o estudiar algo para realizar un juicio” y también criterio (qué curioso porque es algo que no veo en demasía en las decisiones publicadas una y otra vez entre “los responsables de sacarnos de esta crisis”). Hipócrates fue quien popularizó el término en otro ámbito ahora, viendo las noticias, totalmente insospechado: la medicina. Esa es la actual definición de crisis y así lo recoge la RAE: cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para agravarse, ya sea para mejorarse el paciente.
Crisis es también una palabra con un significado hermoso en China. Compuesto por dos ideogramas; 危 “Atención, peligro, moribundo” y 机 que significa “ocasión, oportunidad”. Porque sí, se nos olvida pero incluso cuando estamos moribundos estamos vivos y mientras estamos vivos tenemos una oportunidad, ¿qué vamos a hacer con ella? Depende completamente de nosotros. Sí, tal cual habéis leído: depende de nosotros.
Porque lo que nos sacude el alma una y otra vez no es crisis. Si lo fuera, si dependiera de nosotros: de ti, de mí, de él y de ella, tendríamos la capacidad de decidir y las herramientas para resolverla. Si lo fuera, tendríamos una oportunidad. No, señor, esto no es crisis como nos repiten hasta la saciedad en los telediarios y en los periódicos, pasándose la bola unos a otros mientras siempre, siempre, siempre… perdemos los mismos. Se equivocan o, ¿nos engañan?
Ahora que ya hemos vuelto a grabarnos fresca la definición de crisis, comparadla con estas otras definiciones y decid si no os sentís mucho más identificados con alguna de ellas. Son sólo unas cuantas pero os invito a buscar otras; las vuestras propias. Hay muchas más.

Abandonar: Dejar sin amparo ni favor a alguien o algo que lo pide o necesita. 

Defraudar: Privar a alguien, con abuso de su confianza lo que le toca de derecho. Frustrar, desvanecer la confianza o la esperanza que se ponía en alguien o en algo.


Estafar: Pedir o sacar dinero o cosas de valor con artificios y engaños, y con ánimo de no pagar. 


Abusar: Usar mal, excesiva, injusta, impropia o indebidamente de algo o de alguien. 


Engañar: Dar a la mentira apariencia de verdad. Inducir a alguien a tener por cierto lo que no lo es, valiéndose de palabras o de obras aparentes y fingidas. 

Engañarse: Cerrar los ojos a la verdad por ser más grato el error.

“Lo único bueno del 2011 es que será mejor que el 2012”

Juan Roig

Entradas relacionadas:

yo estuve ahí

allí sí hay monstruos y cosas raras

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

8 Comentarios en “no señor, esto no es crisis

  • Asnef

    Hola Pilar,

    Buen post. Me ha gustado mucho emplear las definiciones para darnos cuenta de que realmente hay mejores palabras para designar lo que está pasando en nuestro país. Esperemos que como apuntabas al final del post el 2012 sea mejor que el 2011 .

  • Trinity

    Gracias! 🙂 es sincero, no me tomaría la molestia de poner comentarios en un site que no me gustara.

    Es cierto, tengo la idea de una brisa veraniega, no había caído en el frío, pero aquí también hiela y encima no es brisa, sino polución 😉

    Saludosss!

  • admin Autor

    Bueeeno, tomaremos tus palabras como trofeo. Quizá no pueda ponerlo encima de la chimenea (que tampoco tengo) pero es gratis, espontáneo ¡y suena sincero! 🙂

    Disfruta tú de Madrid pero que sepas que estos días la brisa mediterránea corta de frío.

  • Trinity

    Claro que vale la respuesta, Pilar 🙂 He mirado la clasificación, y desde luego, para mí la forma de votar en este concurso no es válida, me parece increíble que un blog tan bueno como éste no tenga votos, será que no te has "publicitado" como otros.

    Bueno, pues si esas historias te persiguen, incluso moviéndote de lugar en lugar, seguro que tendrás por aquí una lectora que las siga 🙂 Mientras, aprovecha esa brisa del Mediterráneo…

    Un saludo cordial.

  • admin Autor

    Hola, Macarronazo (curioso nombre para un psicólogo…) ¡No me dejes a medias! ¿Llegaste a entender a las mujeres? Porque en el blog juego a menudo a hacer como que entiendo a las mujeres, que entiendo a los hombres, que entiendo el mundo… pero ¡qué va! Todo mentira.

    Bueno, sea como sea ¡vuelve por aquí! ¿Vale? ¿Te imaginas que algún día sí logro descifrar la clave del funcionamiento de los unos y las otras y vas y te lo pierdes?

    Un saludo y gracias por la visita.

  • admin Autor

    Hola, Trinity. Contesto un poquitito tarde pero, contesto (¿eso vale, verdad?). Gracias por tus palabras ¡y por venir a leer! Sí conocía el discurso de Jobs y me queda pendiente el del Dr. Alonso que sí tú dices que vale la pena es que SEGURO, vale la pena.

    Me alegro de que te guste Ibiza, soy de allí pero como leerás por mis peripecias soy una ibicenca nómadas y ahora estoy en Mallorca pero en cuanto pueda… me voy mucho más lejos. Ya lo iré contando porque, dondequiera que vaya, las historias me persiguen y como no sé qué hacer con ellas pues, las escribo.

    Un saludo y mil gracias nuevamente,

  • Macarronazo

    Yo también hice psicología, al principio para descifrar a las mujeres, luego comprendí que era mucho más, y terminé haciendo clínica.
    Un abrazo.

  • Trinity

    Hola Pilar, me ha gustado mucho tu post, como le das una vuelta de rosca a la tan manoseada palabra crisis.
    Muy interesante los orígenes griegos y chinos de la palabra, ayuda a expandir horizontes y mirar de forma más amplia…y por que no, más relajada.

    Tu visión de la botella medio llena y la manera en que cuentas cómo todo puede cambiarse para conseguir logros, me recuerda al famoso discurso que realizó Steve Jobs en la Universidad de Stanford hace unos años, en que comenta que de toda situación aparentemente de fracaso, puede surgir algo maravilloso que sin pasar por esa experiencia, de ninguna manera habría resultado: http://neodespierta.blogspot.com/2011/10/leccion-de-vida.html

    También me resuena una entrevista al doctor Alonso en TV3, que además de explicar de manera científica la relación entre pensamientos negativos y la aparición de enfermedades físicas, hace hincapié en la necesidad de reinventarse, de resurgir de las "cenizas" ante cualquier revés que te dé la vida (dura 40 min pero creo que merece la pena): http://www.tv3.cat/videos/2896230/Mario-Alonso-la-segona-oportunitat

    Bueno, y tengo que decirte que por lo que más te envidio sanamente es por vivir en un lugar tan maravilloso como Ibiza 😉

    Felicidades por tu blog, te encontré en el concurso del 20 minutos. Si te apetece visitarme, ando en "Mi Matrix Particular".

    Un saludo cordial desde Madrid.