Algo parecido a un mehari


algo parecido a un mehari, otro Post Data

Yo aprendí a conducir con algo bastante parecido a esto: un mehari. Me enseñó el que sería mi marido, que después sería mi ex marido, mucho antes de sospechar que algún día sería ninguna de las dos cosas.

Éramos grandes amigos. Inseparables.

Recuerdo con un cariño inmenso aquella época de pasar noches enteras paseando y hablando, de esperar a la puerta de un horno de madrugada a que terminaran la primera tanda de ensaimadas y nos vendieran algunas de contrabando para ir a comerlas sentados en cualquier acera. Es curioso, porque interrumpimos aquella larga y profunda amistad solo el tiempo que duró nuestro matrimonio. Bueno, y el suyo posterior, pero una vez “solteros” ambos, volvimos a ser lo que debimos ser siempre: amigos y no mezclar, que de todos es sabido, mezclar causa la peor de las resacas.

Y ahora, incluso, sonrío sopesando la posibilidad de irnos de viaje juntos, con nuestros hijos, que en absoluto nos recuerdan viajando juntos. Hace ya 18 años que nos separamos. Casi nada.

La cuestión es que, con su santa paciencia y algo parecido a un mehari, me enseñó a conducir en un campo de fútbol (él era futbolista) en el que nos colábamos y yo, entre risas, atravesaba las porterías.

Después yo enseñé a nuestros hijos en el parking de otro campo de fútbol. Es que los tiempos cambian una barbaridad y ahora ponen pero que muy difícil colarse dentro. Sobre todo cuando están en primera. Unos tiquismiquis estos futboleros.

En fin. Ya sabéis cómo funciona esto de las sinapsis, que andas por ahí y ves un coche destartalado y la memoria te recuerda que ahí siguen, abrazándote, recuerdos buenos.


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.