Dónde se esconderán los colibríes cuando llueve 2


Compartir: Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

 

Creo que son las mariposas las que pueden ver un espectro de colores mucho más amplio que el nuestro. Ya sabéis, nosotros apenas vemos simples combinaciones realizadas con cuatro colores básicos. El blanco es la suma de todos ellos. El negro es su ausencia. Y dicen que nos cuesta tanto imaginar alguno de esos otros colores (que existen, es sólo que nuestros ojos no están preparados para distinguirlos; que existen, es sólo que no los vemos) como tratar de explicar a un ciego el concepto de un color.

 
Dónde se esconderán los colibríes cuando llueve, otro Post Data
 
Pues en eso andaba pensando, aquí, en California, perdida en algún lugar del salvaje oeste. Literalmente, sólo “algún lugar” porque por más que lo pregunto, todo el mundo me da alguna indicación de su ubicación con respecto a otros sitios, como si éste de ahora no tuviera un nombre propio. ¿Estará ausente, como los colores para los que no somos mariposas? ¿Será un agujero negro entre las inmensas montañas de campos de secoyas de la alta California?
 

En este lugar del mundo se encuentran los árboles más grandes y altos del planeta. También, probablemente, los más hermosos.

 
Y pensaba en lo difícil que es describiros estos colores, todas estas gamas de verdes de los abetos de aquí y de los de allá; de los dorados de la hierba seca que se acumula a los lados de los rudimentarios caminos; de ese rojo sangre de los troncos cortados apilados (bien llamada madera de redwood), tan distinto de los rojos de las hojas de esos arbustos a los que tanto me han insistido que no me acerque porque pican a rabiar. Esas hojas tentadoras que se funden en burdeos, anaranjados y sepias para que la tentación de acariciarlas sea mayor que el riesgo a un sarpullido.
 
Pero los colores quedan eclipsados ante los sonidos. Aquí, en la nada de las montañas no hay un sonido que pueda describir a quienes vivís en la ciudad. A quienes seguís en el mismo mundo en el que yo vivía hasta hace unos días. Nada parecido a un coche ni a lo lejos en las largas carreteras que se enroscan, y a ratos, tras las tormentas descuelgan a pedazos por los altos acantilados. No, aquí no hay coches. Aquí viene la gente siempre acompañada. Es absolutamente imposible encontrar estos parajes sin nombre si no te trae alguno de sus habitantes. No, aquí apenas hay de nada.
 
Y me levanto temprano, muy temprano y veo amanecer y el cielo estalla en colores entre todas las gamas de verdes y, sin embargo, lo hace en silencio. Tardan en despertar los pájaros, los cuervos, las águilas. Tardan en despertar las manadas de perros asilvestrados que cohabitan estos parajes. Tardan en llegar los zumbidos de los colibríes que revolotean los abrevaderos y, con suerte, llega la lluvia ¡oh, la lluvia! Qué delicia escuchar esa sinfonía de gotas cayendo en un lugar así. Sólo por ese clin clin vale la pena el viaje de días…
 
Y entre medias, yo, que venía arrastrando pensamientos que hacían tanto daño viajando sin cesar de un lado a otra de mi cabeza y los busco ahora… y están ¡claro que están! pero no hacen ruido apenas. Están, pero como una herida casi curada. Son cicatrices que te acompañan y las cicatrices jamás duelen. Sólo te recuerdan que alguna vez sentiste.
 
La cuestión es que estos pensamientos, hasta hace nada ruidosos (tanto que ocupaban todo) ahora se difuminan con el mínimo sonido de una gota de lluvia resbalando por las agujas de un abeto hasta alcanzar el musgo del suelo y yo, absorta ante el espectáculo, sola, tan sola entre tanta belleza me pregunto: ¿dónde se esconderán los colibríes cuando llueve?
 


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Dónde se esconderán los colibríes cuando llueve

  • Rafa

    Son unos parajes tan impresionantes que sin darte cuenta te hacen “olvidar” los sinsabores que tiene la vida. Todos tendríamos que pasar una temporada en algún lugar de esos que describes y así poder descubrír donde se esconden los colibríes.