el Southampton del Titanic 13


 

Southampton Titanic
Llevo unos cuantos días en Southampton, una preciosa ciudad en el sur de Inglaterra, vinculada absolutamente al mar.
De hecho, ha sido el mar el que me ha traído por trabajo, porque se está celebrando aquí la Southampton International Boat Show, que es una de las ferias náuticas más importantes del mundo.

Pero, tengo que confesaros que lo que más ilusión me hacía de la idea de pasear por estos muelles de Southampton es conocer el lugar del que zarpó, hace exactamente 100 años, el Titanic.

Me pilla además este viaje con un libro en las manos de Brian Weiss, doctorado en medicina por Columbia, especializado en psiquiatría en Yale, profesor en las universidades de Pittsburg y Miami donde además era presidente del departamento de psiquiatría del  hospital Monte Sinai durante 11 años.

Lo más interesante de este científico es que defiende valientemente la reencarnación.

Narra sus terapias de regresión para curar distintas enfermedades y muestra como en los distintos viajes que realizan sus pacientes en estado de relajación a vidas pasadas, muchos de los dolores y miedos guardan relación con los tristes acontecimientos que vivieran en otras épocas, que abandonaron para regresar en otros nuevos cuerpos a reencontrarnos, siempre, con quienes amamos.

La idea del dolor por una experiencia traumática pasada está presente en estas calles como en pocos lugares azotados por la desgracia. No solamente el hecho de ser recordados por el lugar del que partió el buque que alcanzaría la tragedia tan sólo 5 días después, sino que muchos de los pasajeros y la mayoría de la tripulación, incluido el capitán, eran de aquí.

Para colmo, los pocos miembros de las clases más desfavorecidas que sobrevivieron, al ver mutilado su sueño de viajar al nuevo mundo en busca de una vida mejor, se quedaron atascados aquí, aún más pobres y tristes.
Ayer, cuando un taxista de aspecto bonachón me llevaba al Titanic Memorial en el East Park, me preguntó porqué me dirigía ahí y eso dio lugar a una conversación maravillosa que de todos modos, me confesó que no muchos locales quieren mantener.

Le pregunté cuánta fidelidad guardaban los libros y la película con lo que vivieron y me contestó, para mi sorpresa, que no había visto la película.

Le dije que debería ser el único y tranquilamente me dijo que no esté muy segura de eso, que apostaría a que pocos vecinos de Southampton de su edad y mayores lo hayan hecho.
Él mismo fue a clase, toda la vida, con 7 de los aproximadamente 40 niños de su escuela que perdieron a un padre o a un hermano. Zarparon 2223 personas a bordo del Royal Mail Steamship Titanic. Murieron 1514.
Luego está el tema del honor, de la vergüenza. Ese bien entendido, o no, sentido del orgullo aplastado, porque hasta la fecha eran considerados unos navegantes invencibles y quedaron manchados por una nebulosa de culpas sobre la responsabilidad real que tuvo la tripulación, especialmente el capitán, en el asunto, y por qué aquel hombre de 62 años, con más de 30 de servicio se encontraba cenando en una fiesta en primera clase a pesar de los repetidos avisos de icebergs en el trayecto

¿Por qué no varió su rumbo o aminoró la marcha? La presión que había sobre el buque invencible era demasiada y el capitán nunca volvió a tierra para poder aclarar lo sucedido.

Yo ya había visitado hace años, en Londres, una exposición con una reconstrucción exacta de algunos camarotes y parte del salón del Titanic, elaborada con piezas reales que habían ido rescatando del barco hundido, y la sensación de dolor al pasear entre aquellos muebles y cortinas, era muy grande.
Después de la conversación con el taxista, tuve claro por qué esa exposición estaba en Londres y no aquí…
Titanic Memorial
El Titanic Memorial es en realidad un monumento a los tripulantes que “resistieron como hombres, y mostraron al resto su concepto del deber y el heroísmo, permaneciendo en sus puestos.” Sin embargo, y esto no habría sido posible sin el taxista, porque no aparece en los mapas, muy cerca de allí, tan sólo cruzando la calle hay otro modesto monumento homenaje a otros que también mostraron al mundo una gran heroicidad permaneciendo en sus puestos hasta el final: los músicos.
homenaje a los músicos del Titanic
Si Brian Weiss tiene razón (que la tiene), están aquí de nuevo, quizá no en este parque o en estos muelles, pero cerca los unos de los otros. Algunos cubiertos de profundas penas, temor a los barcos, al agua o al frío más profundo; otros con talento innato hacia la música pero, sobre todo… andan buscando, sin ser conscientes, a las personas que amaron y perdieron hace 100 años.

Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

13 Comentarios en “el Southampton del Titanic

  • dolega

    Es una ciudad que me encanta. Siempre que voy a ver a mis cuñados, vamos allí, viven relativamente cerca. Southampton y Brighton son dos ciudades que me encantan.
    El otro día estuve digitalizando fotos y había unas cuantas en Southampton de hace como 28 años y nosotros ¡¡¡jovencísimos!!! jajajajaj
    Besazo

    • admin Autor

      ¿Cómo es el dicho? Es algo del tipo "dentro de un tiempo entenderás viendo tus fotos que en realidad estabas estupendo" ¡así que hay que vivir la vida desde esa perspectiva! Seguro, seguro que ahora estáis estupendísimos. Muchos más besos,

  • cirugia plastica

    bellisima ciudad de inglaterra
    he vito un documental no hace mucho sobre el titanic y entrevistas q les hacian a gente q vivia alli q habia perdido familiares en el hundimiento del titanic
    parecia una ciudad sacada de una postal

    • admin Autor

      Vaya, apuesto a que es el mismo documental que nombra más arriba Inmagina. A saber, ha dado tanto de sí la historia en estos cien años. Y sí, es una preciosa ciudad que parece detenida en el tiempo.

      Gracias por la visita y por favor, vuelve cuando quieras a leer otro ratito, ok?

      Saludos,

  • Espiritudeibiza

    Es curioso… sin haber estado nunca allí (¿o sí?)… puedo sentirlo cómo un lugar PRECIOSO lleno de sentimientos y de una energía propia de un portal interdimensional. ¿O será que te leo y no puedo parar de hacerlo porque me resulta tan natural cómo ver las mareas moverse en el mar en un atemporal y sincrónico círculo en un eterno retorno.

    • admin Autor

      Bueno, que sepa Ud. Señor Espíritu que estuve "a esto" de ir a Stonehenge, que está a apenas una horita y donde al parecer la energía sí es propia de un portal interdimesional y atemporal y todo eso, pero, como de sobras sé que la vida me depara muchas aventuras todavía, lo dejé para la próxima… A más tardar, exactamente en 11 meses y medio 😉

    • admin Autor

      Ay, va, qué lo has publicado 2 veces. O tenías mucho énfasis pulsando el intro o es que quieres ir 2 veces o algo. Seguro. Yo también me apunto, pero te advierto que como me saques de quicio, cuidadito cuando te asomes a lo alto del Machu Pichu, que no serás el primer sacrificio humano que ruede por ahí.

  • Inmagina (Territorio sin dueño)

    El otro día vi un documental por la tele muy interesante precisamente siguiendo las huellas de una de las víctimas del Titanic, que pos supuesto desembocaban en Southampton, y me llamó la atención precisamente eso, allí las gentes del lugar hablaban como si hubiera sucedido hacía mucho menos tiempo, porque casi todos tenían algún familiar que falleció en el trasatlantico, y se les veía afectados mientras hablaban.
    Y ahora a lo nuestro señorita…¿Qué? dando envidia otra vez? se trata de eso? hombre ya con la danzanta, que no para quieta…
    Besos, besotes y besazos

    • admin Autor

      Me contó el taxista que la última superviviente había fallecido sólo hacía 2 años y aquello es una ciudad, pero también un pueblo y el concepto, el peso de la historia, de la tradición… ¡pesa tanto allí!

      Y en cuanto a lo de la envidia. De sobra sabes que no es mi propósito, que publico tanto mis calamidades como las maravillosas cosas que me ocurren todos los días en todas partes y además, sabes, que estoy deseando que tú vivas maravillas ilimitadas también.

      Un beso inmenso y gracias por estar siempre ahí, tan cerca.

  • admin Autor

    ¡Hola! ¿Qué voy a teneros abandonados, hombre? Nunca jamás. Aquí tengo limitaciones "físicas", cargo el portátil por la noche y en el único enchufe que me lo permite (en el baño del hotel) y para media mañana ya se ha quedado sin batería y aquí en medio de los barcos no hay forma de volver a recargarlo y claro, lo primero es el trabajo y sólo después, el placer.
    Luego, por descontado, pasear, ver, mirar, probar, comer, beber, escuchar, preguntar… porque si he tardado 40 años, vaya Usted a saber cuándo vuelvo por estos lares.

    Kisses from Southampton

  • Macondo

    Ahora ya sé el motivo por el que nos tenías tan abandonados, pero ha merecido la pena la espera por una entrada tan bonita y emotiva.
    Independientemente del curro, disfruta lo que te quede de estancia en Southampton.
    Besos.