Quien los quiera igual


Quien los quiera igual, otro Post Data, Pilar Ruiz Costa

Mi padre fue un padre estupendo, hasta más o menos mis 3 años. Nos construía juguetes ¡Nos construyó un parque! Mitad porque era incapaz de dejar de hacer cosas (y jamás supo lo que me parezco a él) y mitad, por tenernos fuera de casa, vaya que sí.

Y desde entonces, cada vez más, no supo tenerme cerca. Me alejaba con un palo. No es que «quisiera o no», es que, de verdad, era incapaz de tratarme.

Y en cambio, mi padrino ¡ay, mi padrino! Reservaba esa dureza de carácter para su hija que solo se distanciaba de mí por 20 días que os juro que por NADA MÁS, que hasta el nombre compartíamos, y yo creo que, hasta de habernos mirado a dos metros, mi padre me habría dado a mí la merienda y mi padrino a su hija la habría sacado a bailar, pero… Cuando más lejos de él me quería mi padre, mi padrino aparecía y me sacaba a bailar, allí, en el pasillo mismo de mi casa y me hacía mirarle a los ojos, bañados en lágrimas, y me decía que él siempre estaría orgulloso de mí. Y, COJONES, QUE ES MUY CIERTO, que lleva toda la vida buscándose en mis letras; presumiendo de mí incluso cuando no se encuentra y emocionándose cada vez que el cartero le trae una carta mía de cualquier lugar del mundo y repite: «Esa es mi ahijada, ‘mi’ Pili» hasta tal punto que la que sí es «su Pili» de verdad, y yo… Hemos hecho un pacto y nos queremos, desde siempre y para siempre, sin preguntar.

Y esta foto, preciosa, es la boda de mi prima, mientras su padre me saca a bailar y, por favor, no os quedéis solo en el abrazo que me da y sabe a todo… Mirad también cómo nos miran los que (aún) no tienen quien los quiera igual.


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.