2 lobos


2 lobos,monumento plaza de la Libertad, Budapest, judío, holocausto

A la entrada de la plaza de la Libertad, en Budapest, llama la atención un monumento de aspecto algo siniestro. En él se ve al arcangel San Gabriel acechado por una terrorífica águila real. El águila simboliza al tercer reich alemán y el inocente San Gabriel simboliza a Hungría en lo que pretende ser un homenaje a las miles de víctimas del pueblo judío exterminadas.

Frente a él y desde su inauguración en el 2014 son continuas las protestas y monumentos alternativos. En él se muestran maletas mal cerradas, zapatos llenos de piedras e imágenes de los desaparecidos.

Protestan porque Alemania no vino con un águila sino con una esvástica. Protestan porque el gobierno húngaro no fue víctima, sino cómplice imprescindible en la masacre e incluso, protestan en el número “oficial” de víctimas. 460.000 según el gobierno; 680.000 según la comunidad judía.

No fue frente a la estatua (a pesar de que es terrible,) sino frente a estos derruidos zapatos de niño que me derrumbé y lloré. Me quedé sentada en el suelo y estuve un rato leyendo cartas y breves biografías de algunas de estas personas.
Hace apenas unos días os hablaba de si el odio era algo del pasado, o si era un águila feroz que aún nos sobrevuela.

Después, caminaba hacia la plaza de los Héroes y uno de los coches tenía en el polvo de la ventanilla pintada una esvástica. Me sobrecogí. Aún no estaba recuperada y me quedé por unos segundos, mirando, paralizada.

Frente a mí se acercaba una pareja, jóvenes, tomados de la cintura. Él sacó las llaves de un coche. Ella se separó de él para entrar por la otra puerta. Su coche no era aquel, sino el de enfrente, pero aún así, como yo, él descubrió la pintada. Se acercó y la borró con la mano y siguió, simplemente y sin decir una palabra, caminando hacia su coche.

¿Conocéis la historia de los dos lobos? Un muchacho le dice a su padre:

– “Dentro de mí luchan dos lobos. Uno es bueno y quiere que trabaje y ayude; el otro es malo y me pide que haga cosas terribles, ¿cuál vencerá la batalla?”

Y el padre le contesta:

-“Aquel al que alimentes.”


Entradas relacionadas

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.