Un salto mortal


un salto mortal, memorial judío Danubio, otro Post Data

Y estar en Budapest es volver a hablar del Holocausto. Con la de cosas terribles que ya os conté en Berlín, en Sachsenhausen…

Por aquel terrible campo de concentración pasaron 200.000 personas. Muchas nunca salieron.

Con el tiempo, el campo fue abandonado con vergüenza y sólo cuando debido al hambre y al frío invierno, los vecinos fueron acudiendo a desmantelarlo para utilizar cualquier elemento como combustible, el gobierno decidió protegerlo. Reconstruyeron algunos barracones con los restos, convencidos ya por aquel entonces, de que había que conservar, también, ese pasado.

Poco antes de la inauguración, sin embargo, sucedió algo. Un grupo de radicales prendió fuego a lo que consideraban un homenaje al pueblo judío.

Uno de los barracones quedó calcinado y el gobierno tomó la determinación de no restaurarlo.

Así, el resto reflejan cómo se vivió y se murió en Sachsenhausen. Éste último, nos recuerda que el odio no es pasado y que si no se controla, cualquier cosa terrible, podría repetirse. El lema era «never forget«. Aquí, frente al Danubio, muy cerca del Parlamento, un monumento nos recuerda los judíos arrojados al río. Son zapatos, sesenta pares de simples zapatos a punto de dar un salto mortal.

Os cuento el sistema: los ataban en fila; hombres, mujeres, niños… Y los obligaban a acercarse al borde. De este modo, sólo tenían que disparar al primero que caía y por el propio peso, caía en cadena el resto.

Y recuerdo Sachsenhausen y que los nazis eran unos locos por muchos motivos, pero también lo fueron buscando todo tipo de métodos para optimizar el exterminio. Buscaban con afán lograr el mayor número de muertes al menor coste de tiempo y recursos.

Y miro el Danubio con otros ojos… Ahora sé que es una gran tumba que nos recuerda aquel odio que, quizá… no es sólo cosa del pasado. De nosotros depende.


Entradas relacionadas

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.