Las comparaciones son odiosas


las comparaciones son odiosas, guardia del parlamento de Budapest

Y como «las comparaciones son odiosas», no voy a comparar.

Pero, mirad, mirad estos otros guardias del parlamento (ahora de Hungría). Cada uno a su bola; ni ritmo ni nada de nada. Vestidos de eso que llamamos «verde militar», «verde guardia civil», «caqui»… Van hablando, ahí, de sus cosas y toda su coreografía se basa en que pasan tooodo el día dando vueltas a una columna frente a la fachada principal. Miradles, ¡si ni siquiera se parecen físicamente!

Son cada uno «de su padre y de su madre». Que los griegos también, lo sé, lo sé… ¡pero lo disimulaban tan bien! ¡Mierda…! Me parece que al final si los he comparado ¿puede ser?


Entradas relacionadas

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.