¿quién quiere a Mallorca? 1


Compartir: Email to someoneShare on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest
Mallorca corazón

Mallorca está envuelta en una catástrofe sin precedentes y seguramente pensaréis que me refiero al terrible incendio que asola la isla, que lleva cerca de 2000 hectáreas arrasadas y que de momento, ha provocado la evacuación de cerca de un millar de personas. Sí, también hablo del fuego. Todos los que queremos a Mallorca tenemos el corazón roto, sin embargo, estaba malherida mucho antes.

 

No puedo más que hablar en primera persona y en este afán mío por contar historias, dejadme que os cuente la pequeña gran catástrofe que asola también a mi comunidad de vecinos. Como ya os he contado en alguna ocasión, vivo en una finca modesta, pero en el que fue (sobre todo “fue” porque ahora es apenas una sombra) un gran barrio, rodeado a su vez de bosques, parques y campos de golf.

Apenas doce vecinos cada uno con sus pequeñas vidas que a mí siempre me han servido de baremo de cómo está el país o, en este caso, Mallorca. Apenas la mitad de las casas estamos al día en los pagos de comunidad, lo que nos duplica el esfuerzo para mantenernos a todos. Quiero decir, en un caso práctico, que de nuevo volvemos a enfrentarnos a la tesitura de que nos van a cortar el agua si no asumimos los dos mil euros de atraso que han generado los impagos de nuestros propios vecinos. No pagan porque no pueden, eso es lo primero. Lo segundo es que de nada nos serviría dejarnos la voz hablando sobre si es justo o no, porque nosotros ya pagamos nuestra parte. A la empresa distribuidora no le interesan nuestros asuntos: si no ven el dinero, todo el dinero,
cortarán el agua. De modo que pagaremos, como sea, porque a ninguno de los doce le va mejor que hace unos años.

 

¿Qué será de mi finca después? ¿Qué sería de mi finca si cualquiera de los pocos que resistimos con pinzas, también desistiéramos? ¿Cuál sería el mínimo de vecinos que podría asumir el mantener los gastos de la electricidad de la comunidad o del agua? Porque la limpieza ya hace tiempo que se descartó, porque resultaba algo superfluo, de modo
que mi finca, como mi barrio; son una oscura sombra de lo que un día fueron.

 

Pero el retrato de Mallorca se extiende a por ejemplo a los trabajos que antes teníamos. Cuando me preguntan por mi empresa siempre contesto que tuve que cerrarla. Entonces, con un gesto de asombro viene la pregunta siguiente de “si no me iba muy bien”, porque les consta que era alguien reconocido en mi sector y, sin inmutarme, siempre contesto que “muy bien en realidad” y ante el interrogante mudo de mi interlocutor añado “que trabajaba mucho, que daba trabajo a mucha gente y que además, creo que lo hacíamos muy bien.” Ante la creciente curiosidad, puedo por ejemplo explicar aquello de que un año llegué a superar las mil altas. Por supuesto eran en su mayoría empleos de un par de días o una semana, apenas un extra compatible con los estudios o con otros empleos cuando el país te facilitaba el que pudieras dar trabajo en vez de quitarlo ¿sabéis lo que supondrían ahora esas pocas mil altas para las estadísticas de nuestros gobiernos? Yo ya no estoy allí para darlos… Multiplicad ese pequeño hecho por los muchos empresarios, como yo, golpeados en las piernas. Multiplicad todo el talento, las manos que ya no están generando en Mallorca y sí en otros sitios y además la privan de eso que sumaba mucho más que el dinero: le daban valor.

 

“¿Y entonces?” Suele ser la siguiente pregunta. “Entonces llegó la crisis y mordió a Mallorca con más dureza que a muchos lugares.” Claro que en este punto lo lógico sería hablar de la Familia Real y lo que ha representado para Mallorca. No quiero entrar en un debate al respecto, porque me consta que es fácil lanzarse a tirar dardos en este apetito de buscar culpables. Hace ya muchos años que al salir el siempre polémico debate, por supuesto que entendía que en otra parte del país se viviera desde otra perspectiva, pero ¿en Mallorca? La Familia Real generaba tanta o más riqueza como el sol y la playa. Lo que sucedía es que muchos no éramos conscientes de ello.

 

Ha bastado ver cómo se giraba la tortilla para ver el poderoso daño que lo que fuera “imagen”, convertido en “mala imagen” ha causado a la isla… Responsable de esta catástrofe no es sólo quien ha sufrido la peor humillación que podía ofrecer el pueblo mallorquín: pedir que se le devolviera una calle. Responsables son muchos porque tirar de la manta ha servido para sacar a la luz en una estampida de estiércol putrefacto los verdaderos retratos de quienes se aprovecharon y amasaron fortunas en su propio beneficio quitándosela a sus legítimos dueños: los mallorquines. La avaricia de unos pocos (como casi siempre) es la que ha devastado a tantos.

 

Esta vida mía, yendo y viniendo, yendo y viniendo… me otorga una perspectiva curiosa sobre los cambios de la isla.

 

Esta mañana, mientras las llamas brotaban desde el televisor, me he descubierto haciendo el ejercicio de tratar de recordar quién sigue donde le conocí hace algunos años. Quién sigue con su vida y su gesto intactos y así, a bote pronto, no he sido capaz de nombrar a nadie.

 

Están los que han tenido que huir (y de algún modo, me incluyo), los que perdieron el trabajo y los que tuvieron que cerrar. Están los que se reinventaron (y de algún modo me incluyo) y los que aún siguen impactados por los golpes incapaces de reaccionar y temen no llegar a saber cómo hacerlo. Mientras, los escándalos de los titulares siguen doliendo donde los mallorquines deberían haber desarrollado ya callo: en la fe. Y no sirve de consuelo ver el goteo constante de imputados y encarcelados de quienes antaño manejaban los hilos. Aún no bastan.

 

“Pero, ¿ya no hay dinero en Mallorca?” Me preguntarán entonces y contesto que “sí, que todavía mucho, pero no puede
mostrarse. Sigue escondido, en latas de cola cao en cualquier adosado.

 

¿Que hay a quien le salió rana? Claro que sí, pero aún hay mucha gente con dinero oculto y no pueden sacarlo a la luz, porque hacer una ostentación entre tanta austeridad sería una llamada de atención que los pondría en el punto de mira. Los que hemos vivido y trabajado en Mallorca en los últimos años hemos conocido en mayor o en menor medida los pagos de comisiones, los regalos, los falsos pagos por eventos que no se realizaron o los que sí, pero en los que los artífices no cobraron porque eran, por ejemplo, de carácter benéfico ¡y vaya que resultaron benéficos! Pero… ¿para el beneficio de quién? Tenemos construcciones faráonicas que no sirvieron para nada, mientras otras que debían reformarse con urgencia y con un coste mucho menor siguen cayendo a pedazos entre otras construcciones que ni siquiera se terminarán y en paralelo, la educación, la sanidad, la seguridad… se fueron mermando ante nuestros ojos haciendo que desconociéramos cada vez más la isla. Nada nuevo bajo el sol, ¿verdad? Basta con donde he escrito “Mallorca”, escribir muchos de los lugares donde vivís vosotros…

 

Y sin embargo, veo en las noticias arder Mallorca y no puedo evitar preguntarme quién quiere de verdad a Mallorca. ¿La quieren los cuerpos de seguridad que arriesgan la vida frente a las llamas? ¿La quieren los cientos de voluntarios? ¿Estarán allí ellos, los ya la habían herido de muerte antes?

 

¿Estarán anónimamente resarciendo un poco del mal causado o quizá acaso ya no queda nada que les interese y se habrán ido lejos en sus pasajes de primera clase a refugiarse a otros lugares? ¿Quién quiere a Mallorca?

Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un comentario en “¿quién quiere a Mallorca?

  • dolega

    Lo del incendio ha sido terrible y siempre lo mismo…El irresponsable de siempre que ocasiona una catástrofe.
    Hace cinco años, las llamas llegaron a 20 metros de mi casa y se quemó medio pinar de más de doscientos años.
    Con respecto a la crisis, creo que todos estamos más ó menos.
    Por lo menos las zonas de playa tienen el tema del turismo, pero en el interios es más sangrante.
    Besazo y un gusto volver a leerte. 😀