Earl Grey y un hematoma 16


Earl Grey

Cuando Ana, la de las costillas (nooo, las de Adán no; las de cerdo) se ha levantado esta mañana, me ha pillado ya en la cocina, con un Earl Grey con leche gigante en una mano y el teclado del vaio en las dos. Ha abierto los ojos como platos y me ha soltado a modo de saludo: “¿pero tú cuándo descansas?” y después de dudar le he dicho: “¿nunca?” y jopé que es cierto, de un tiempo a esta parte ¡otra vez! No descanso nunca. 

Un ejemplo es este blog tan querido mío en el que no tengo tiempo de escribir. Tiempo que no ganas, porque de un modo u otro mi cabeza anda contando historias siempre. Y sin embargo, el resumen sería que estoy genial, que el trabajo me gusta mucho, que ha sido una sorpresa (literalmente, porque anda que tenía idea yo de qué iba a ir esto) y me estallan ideas como palomitas de maíz: pop, pop, pop ¡muchísimas! Y me parecen todas geniales y hasta fáciles y encima, encima ¡siempre tienen buena acogida! Pero tengo ganas de organizarme un poquitito más, de tener mi propio espacio aunque estas compañeras mías de piso molan mogollón y porque quiero que mis hijos cuando vienen estén en SU casa y no de ocupas en la casa que ocupa su madre.
Un ejemplo fue el fin de semana pasado que fue el primero que me quedé sola. No fui a Palma y las chicas, cada una con sus temas, estaban de viaje y yo dormí unas siestas de escándalo, pero también seguía escribiendo, escribiendo, escribiendo. Las ideas no se me acaban, lo tengo comprobado, no… el problema es que mi cuerpo no puede seguir el ritmo de esta cabecita bordeada en estas pedazo de orejas y ahí andaba yo, tecleando en la mesa de la cocina, con un té inmenso en la mano cuando me la quedé mirando a ella: la mano y presencié un expediente X. Una vena verde se me salió de la mano formando una montaña. Parecía querer explotar. Interrumpí mi teclear de letras para observarla: mi vena tenía vida propia. La acaricié hasta recolocarla y pareció conformarse, pero sólo un rato. Muy poco después se repitió el proceso y así hasta una tercera vez en que el dedo meñique quedó arqueando con un temblor curioso, como un espasmo que hizo de mi vena una montaña más alta. 

Me masajeé un poco el dedo y la mano y le dije algo del tipo: “vaaale, tú ganas” y apagué el ordenador y me quedé a solas con el Earl Grey con leche. A la mañana siguiente me encontré con un curioso y vistoso hematoma que me sirve de recordatorio de que no tengo que pasarme.

Un par de días después tuve mi primera Junta Directiva desde que me hice cargo de este nuevo proyecto y en ella, un balance de este primer mes al cargo de este barco y claro, hasta que no me planté con que el resumen de este mes duraba horas, no fui consciente de cuánto trabajo realizado y la verdad ¡fue genial! Pero cansado; cansado pero genial ¡había tan buena energía entre los miembros de la Junta! ¡Tantas ganas de hacer! Jo, con lo que me gusta a mí hacer… 
Y doce horas después; a la mañana siguiente me encontré al llegar al despacho a uno de los susodichos miembros, que andaba aún envuelto de la energía y las ganas y me traía una nueva oferta para otro proyecto suyo; “si puedo y encuentro el tiempo. Si quiero más trabajo…” y le dije inmediatamente que sí y creo que ahí pensé en voz alta: “si trabajar me encanta; si hay gente que tiene esas otras cosas: tiempo, novio… y yo, trabajo” y algo me dijo mi hematoma de la mano entonces y me giré discretamente para contestarle: “que sí, que sí; que si me organizo también tendremos tiempo para descansar las dos”.
Repartiendo un poco de cultura sobre aquello del Earl Grey

El Earl Grey es un negro originariamente de India o Sri Lanka, aromatizado con aceite de bergamota, una planta cítrica que le proporciona su sabor y aromas característicos. Es uno de los tés más populares y es uno de los favoritos de los ingleses y norteamericanos, aparte de ser la bebida favorita de personajes como James Bond, el comandante Picard de Star Trek, Fraisier y hasta Piglet, el amiguito de Winnie the Pooh. Dicen que una vez que lo pruebas te cuesta acostumbrarte a otro té y soy un claro ejemplo. 

Nos cuentan nuestros amigos de Wikipedia que supuestamente, el té aromatizado con bergamota se trataba de un regalo, probablemente una gratificación diplomática. Según una leyenda, un agradecido chino mandarín, cuyo hijo había sido rescatado de morir ahogado por uno de los hombres de Lord Grey, presentó por primera vez la mezcla al Conde en 1803. La historia no tiene ningún fundamento ya que Lord Grey nunca viajó a China, donde, además, el uso de aceite de bergamota añadido al té era desconocido. Además, el té más consumido por los chinos era el té verde. Otra versión similar relata que fue un regalo de un maharajá indio en agradecimiento por haber salvado a su hijo de un tigre.
Otra leyenda más banal cuenta que un barco de transporte sufrió una tormenta en el Canal, parte de la carga se soltó y aceite de bergamota cayó sobre el té que transportaba. Al llegar aLondres y evaluar los daños, el Conde decidió probar el té antes de darlo por perdido y eliminarlo. Sin embargo, le agradó el sabor y decidió sacarlo al mercado.
Sea cual sea el origen, lo que parece cierto es que el Conde Grey recibió una mezcla aromatizada de té a la que se volvió muy aficionado. Suele aceptarse que cuando comenzó a escasear pidió a los fabricantes de té Twinings que le preparasen una receta que tuviera un sabor similar. La mezcla fue un éxito, y cuando los invitados preguntaban por ella, les dirigía directamente a Twinings donde pedían el Earl Grey Tea (té del Conde Grey) .
Sin embargo, la marca rival Jacksons of Piccadilly, que ahora es propiedad de Twinings, discutió siempre la veracidad de este hito. Jacksons of Piccadilly afirmaba que Lord Grey había entregado la receta original a George Charlton, socio de la compañía, en 1830. Según su versión han mantenido una producción constante de acuerdo con la fórmula original, que nunca ha salido de sus manos. La suya ha sido a base de té chino desde el principio.
Desde el siglo XX prácticamente todas las empresas del sector incluyen entre sus productos la mezcla Earl Grey, ya sea en hoja o en las prácticas bolsitas de té. Probablemente la marca más popular fuera la primera en comercializarlo: Twinings, aunque tengo que serle absolutamente infiel y haceros una recomendación imperdible: Cuando visitéis Portobello Road en Notting Hill; Londres, veréis justo a la mitad entre cafeterías y puestos con la más variada y pintoresca comida, fruterías y multitud de tiendas de antigüedades, una pequeña tiendecita de tés a granel. Los fabrican ellos mismos y puedes degustarlos todos o llevarte en cualquier formato imaginable: bolsas a peso o paquetes de 50, 100, 250 bolsitas; eso sí: a la inglesa: sin cordoncito. Sólo transportarlos en la maleta es una delicia para los sentidos, porque la ropa se impregna de ese maravilloso aroma de la esencia de bergamota.
Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

16 Comentarios en “Earl Grey y un hematoma

  • Anónimo

    El proceso creativo, es adictivo, crear , crea energía y con esa energía creas más…. es el pez que se muerde la cola, o es como el propio universo ,,,, que se expande y se expande.
    Lo siento por tu mano, pero no pares ni un segundo.

  • dolega

    Cuidate. El trabajo si te gusta, es una bendición pero no te pases. Lo primero es cuidar tu salud porque sino, eso que te gusta tanto, puede que no puedas realizarlo tan intensamente.
    Saludos

    • admin Autor

      Gracias, encanto. Si creo que escribo para que me riñáis, que me riño yo sola y se me olvida al cabo de un rato.

      ¡Saludos y gracias por la visita!

  • Campanilla

    Cómo de identificada me siento, con la imagen del Té en la mano (es cierto que el rsto te saben muy insípidos cuando has probado el Earl grey) y sin poder parar de escribir y con los dedos que se entumecen cuando tu cabeza aún no ha cerrado el grifo de las ideas! Tienes un blog genial, y muy divertido, pero ante todo la salud!!

    • admin Autor

      ¡Gracias! A ver si un día brindamos con un Earl Grey: por la salud, sí sí… pero también por la fortuna y sobre todo por el AMOR.

      Un beso, Campanilla

    • Campanilla

      El amor se me convirtió en asignatura pendiente hace tiempo, asi que me centro en la salud de momento y el resto ya vendra, aunque hablando de islas, "recién" llegada a Mallorca y aún con tantas cosas que descubrir que no tengo tiempo a penas.
      Pero queda pendiente un brindis de Earl grey y muchas más entradas como esta! Un beso!!

    • admin Autor

      Apañados vamos si un Espíritu me tiene que subir en brazos. Lagarto lagarto, capaz que lo que quieres tú en lugar de llevarme al huerto, sea llevarme al otro barrio.

    • Espiritudeibiza

      Subirte en brazos a pie desde Atlantis no es cuestión de medir dos metros… Es más en aquel lugar medirlos sería más bien un inconveniente y tal vez una falla insalvable… Un naufragio seguro… De hecho acabo de darme cuenta que los tios muy grandes nunca han escrito la Historia…. Alejandro Magno, el Rey David, Gandhi, Leonidas, Lincoln, Julio Cesar etc, etc… La Historia la han escrito los de estatura media (entre los que me encuentro) o incluso los bajitos (como Napoleon) etc, etc

      Subir (y subirte a pie) Atlantis es una prueba cardio vascular, de resistencia y potencia física… Es cuestión de pulmones, de corazón, de brazos pero sobre todo piernas… Así que no me asusta el reto… ja, ja… Eso si ese reto no es nada romántico ni práctico… Y menuda sudada cuando llegas arriba…

      ¿Llevarte al huerto?…

      Soy nieto de un fornido y atlético hortelano de aquellas tierras que se están levantando contra los designios del Gobierno y a cuyos hombres que luchan por el pan de sus familias no están pudiendo reducirlos ni los anti disturbios ni siquiera miembros de las fuerzas espaciales de ejercito (que país esto sacando a las fuerzas de seguridad del Estado a luchar contra ciudadanos que pelean por sus derechos ¡!)

      Ir de excursión al huerto es una de mis viajes de placer favoritos sino el que más… De hecho soy un tío muy activo sexualmente… De hecho una Santa y Bella Mujer con un gran tirón entre el genero masculino no hace mucho (más bien hace poco)
      Me definió con las siguientes máximas:

      “Me pareces un tipo tremendamente sexy”

      “De hecho eres el tipo más sexy que conozco”

      Teniendo en cuenta a la autora de tales aseveraciones y más teniendo en cuenta como me las dijo (y en que contexto) me parecen dos de los piropos mas hermosos que me han dicho nunca. Es para estar orgulloso y agradecido.

      Por otro lado siempre me ha gustado ir al mismo y a un único huerto al mismo tiempo… Y a mi edad (38) es algo que se me ha acentuado de una forma muy intensa en los últimos años…. Y eso que el “Diablo (o la tentación) en una isla como está la tienes delante tuya todos los días y todas las noches… Pero para la tentación soy como Jesús con el Diablo… Inmune…

      El que va o la que va a diferentes huertos al mismo tiempo (aunque es muy respetable) no sabe lo que se esta perdiendo al no poner todos los”huevos en una misma cesta “…

      De hecho ir a diferentes huertos al mismo tiempo acaba con frecuencia degenerando en una especie de “ludopatía sexual y emocional” de la que se aprovechan muchos portales de contacto de pago (y ojo que aunque nunca he pagado no estoy radicalmente en contra de los mismos)…Como diría Will Smith alcanzar el éxito en la vida en todas las áreas es cuestión de enfoque… De enfocarte en lo que realmente quieres superando o dejando a un lado al lado oscuro que todos tenemos (también llamado Ego) que nos llena de dudas, indecisiones, temores o vacilaciones y que es nuestro peor enemigo porque es el “secuestrador de sueños”…. Y también es cuestión de intentarlo una y otra vez, reinventándote todos los días hasta que alcanzas la perfección…

      “No me equivoque mil veces para hacer una bombilla, descubrí mil maneras de como no hacer una bombilla” (Thomas Alva Edison).
      P.D: Entre las dubaities, la suiza y otra que me ha llamado desde Madrid no me han dejado dormir mucho que digamos… Me acosté a las 6.00 de la mañana…Pero que nadie piense que me he montado una bacanal… Es solamente trabajo…

      Otropostdata: Tranquila además que irme al otro barrio contigo no me seduce no me parece nada romántico… A no ser que se tratara de una “Ascensión”. ..

    • admin Autor

      Macho… digo… ¡Señor Espíritu! Escribe un blog ya. Que sí, que sí, que tienes un blog, pero sin letras y obvio es que tienes mucho que decir y que compartir.

      Que no te he llamado bajito ni no sé que cosas. Me refería a aquello de la volatilidad que se les atribuye a los Espíritus.

      P.D. Lo de que Napoleón era bajito parece ser una leyenda urbana. Se le llamana Le petit caporal de un modo simpático, afectivo pero el buen hombre medía 1,69, lo cual para la época no estaba nada mal aunque, Aunque según el propio Napoleón "La altura de un hombre no se mide de la cabeza al suelo, sino de la cabeza al cielo".

    • Espiritudeibiza

      Ja,ja… tranquila no me considero bajito y menos si a Napoleón no lo consideras bajito con su 1,69 ja,ja… Aunque con 5 cm mas estaria perfecto para mi gusto…

  • Macondo

    Pilarcica, jamía:
    Con lo femenina y sensible que tú eres, lo brutica que puedes llegar a ser cuando te pones. Existen unos profesionales, a los que tú y yo se ve que no frecuentamos, que se llaman médicos. Unos van porque han estornudado y tú ni con las patas por delante. Ni tanto ni tan calvo. Mira a ver si te cuidas, que te queremos para bastante más rato. Y ojo con la mano de esa vena verde, que es con la que nos tienes que escribir. Así soy de egoísta.
    Ya que vendes tan cara tu presencia, me alegra que sea porque estás feliz con tu trabajo.
    Besos.

    • admin Autor

      jajaja, uy, un día de estos escribo un post titulado "Mi relación con mi médico" porque es que el buen señor se la merece ¡y un monumento que se merece! Que sólo voy a verle cuando estoy para el desguace ¡y me mete unas broncas!!! O trata de desanimarme para que siga cometiendo atrocidades y perdiéndome por "esos lugares" de los que vuelvo aún más jarapastrosa. Lo dicho, creo que le escribiré un post. Macondito mío: eres mi musa.

      ¡Besos para ti también! De esos de curita curita curita de rana 😉

    • Macondo

      A mí se me jubiló el que tenía asignado y a los dos o tres años acudí por algo que me pasaba. Una médica le había sustituido. Me dijo que como no le constaban referencias recientes mías y ya iba teniendo una edad, que me mandaba unos cuantos deberes. Al final no supieron sacarme más que el colesterol un poco alto. No he vuelto, porque me amenazó con el urólogo y éstos ya sé cómo se las gastan.
      Me alegra haber sido tu fuente de inspiración. Me figuro que lo que nos has contado por ahí arriba no será más que un aperitivo de lo que va a venir. Espero ansioso tu relato para echarte de nuevo la bronca, porque a mí no me gusta ir al médico pero tengo la desvergüenza de reñir a los que no lo hacen.
      Besos.

  • admin Autor

    ¡Hola, cariño!

    Sí, lo sé, lo sé perfectamente y para cuando las amenazas de tendinitis no bastan, hasta me escribo un post a mí misma 😉 No tengo motivos para quejarme, de verdad. Con decirte que mañana me voy a pasar el día en Formentera, para recorrerla en moto de punta a punta con uno de mis hombres favoritos; mi hijo Mario, ya te lo digo todo, pero también sé que acabaré muerta y enseguida se hará lunes. Lo dicho: no tengo motivos para quejarme ¡Me marcho a Formentera! Y espero que tú estés todavía mucho mejor que yo.

    Un beso, preciosa,

  • Territorio sin dueño

    Cuánto me alegro no sólo de tu trabajo, si no de lo motivada e ilusionada que se te ve con él, de que a ti te guste el puesto y tu le gustes a él también, no hay nada mejor, pero cuidate y busca ratitos para relajarte, que sabes mejor que nadie que es necesario para luego dar lo mejor de ti.
    un beso