Inmortal


inmortal, otro Post Data

Alguna vez, viajando por esos mundos, he estado a punto de morirme, pero ya sabéis lo que se dice de la mala hierba.

La cuestión es que cuando me he encontrado, por poner un ejemplo, forcejeando con un hombre armado con un machete que trataba de arrastrarme hacia los manglares en Dominicana, yo me resistía con uñas y dientes, y pataleando, y gritando, pero os juro que sin perder la cabeza ni un instante. Mi cabeza pensaba, pensaba, buscaba alternativas a una velocidad tal que yo misma me sorprendía de recordarlo más tarde.

Una de mis mayores “preocupaciones” (que no penséis que en un momento así te vienen a la cabeza si has dejado el horno encendido o si no me dará tiempo a pagar la factura del teléfono) es intentar no morir ¡Vaya que sí! Que yo soy muy egoísta y quiero vivir y mucho, pero… puestos a que este imbécil me mate, por favor, por favor, que sea en un sitio donde alguien encuentre mi cadáver.

Esas cosas sopeso como plan B, que no quiero ser pesada, pero insisto en que el plan A es VIVIR. Pero si he de morir, que alguien llame a mi madre y le dé la noticia de que me encontraron en la orilla de un río, en la jungla, en una cuneta… ¡Me da lo mismo!

Pero es que conozco a mi madre ¡Uy, lo que la conozco! Y a esa (terrible) noticia se romperá y gritará maldiciéndome por todas las veces que me había advertido que dejara de hacer la loca por el mundo, que no había necesidad. Una tragedia, pero lo superará. Lo que no superaría jamás, lo que sería verdaderamente insoportable (y creo que para cualquier otra madre) es que yo desapareciera sin dejar rastro. Que “supiera” que eso es que he muerto, claro que sí, pero ¿y cómo? ¿Y sufrí? ¿Me defendí mucho? Y ese mínimo resquicio, ese atisbo de duda de y si seguiré viva, quizá, tal vez, secuestrada o vagando sin memoria por algún lugar… Eso no podría superarlo…

En fin, no me hagáis caso, que vengo a la Embajada de China y mi cabeza “cuenta historias” se va por libre.

No os preocupéis, os cuento un secreto: Yo… soy inmortal.


Entradas relacionadas

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.