los cojones de Jaime Anglada 12


Jaime Anglada entrada

Podría hablar del concierto de Jaime Anglada diciendo, por ejemplo, que fue un éxito. Hablar desde las sensaciones y contaros cuántas emociones propias y compartidas se acumularon de nuevo y que él y sólo él era, una vez más, el responsable.

Debería hablar de las decenas de músicos extraordinarios que le acompañaban, de tú a tú: de la Sinfónica de Baleares, de la orquesta de mandolinas que nos sorprendió a todos cruzando el pasillo hacia el escenario al final del concierto. Cómo no hablar de “los chicos de la banda”: Dani Magaña, Rubén García, Juanan Torrandel y Sergio Ruiz, copartícipes desde hace tiempo del invento de Stereo.

También debería hablar y dar un par de merecidos besos a David Gwynn, que se saltó a la torera el guión, porque consideraba que el protagonista de la noche era otro, pero Jaime quiso y supo (y además, lo hizo muy bien), regalarles a todos parte de los aplausos del público que llenaba el Trui Teatre.
Debería hablar de Toni Pastor sublime a la guitarra. De Marta Elka, que hizo crecer de una manera desproporcionada las canciones sólo añadiendo un poquitito de su voz, ya veis qué tontería…

Debería hablar del privilegio de ver llegar a Miguel Ríos y abrazar y cantar juntos a dos personas que admiro tanto; uno ya retirado de los escenarios y otro, reinventándose, renaciendo cada día ¡pero si no puede parecerse más a su padre de verdad! Qué iguales, qué iguales…

Y también debería hablar del Príncipe y Doña Letizia que una vez más, estuvieron al lado de su amigo, pero apuesto que más que por “arroparle” como indicarán hoy los periódicos, lo hicieron como los allí presentes, “porque no nos lo perderíamos por nada del mundo”. También, seguro: también había mucho de eso.

Pero, como ya he hablado mucho de todas esas cosas y además, las leeréis seguro en tantos sitios, dejadme que os hable de un tema secundario, pequeñito y que probablemente no ocupe titulares y a mí me parece que es también muy importante: los cojones de Jaime Anglada. Sí, sí. Lo habéis leído bien.

Él argumentó varios de sus motivos para estar anoche, con tantas horas de trabajo de tanta gente detrás ¿nos detenemos a pensar en esas cosas cuando estamos cómodamente sentados ante una hora y media de espectáculo? El primero de sus motivos fue “porque me emociona” y caramba, qué cierto era ¡esa emoción nos embriagaba a todos! Era suya y mía y nuestra y es una simbiosis estremecedora.
Y habló de otro motivo para hacer una apuesta semejante hoy, ahora, “con los tiempos que corren”, “con la que está cayendo”, porque, señores, señoras, me veo en la obligación de hacer hincapié en el asunto.
Con una crisis brutal, con una incertidumbre económica y social que corta el aire, subidas de IVA que castigan a todos pero mucho a la música, porque la cultura ya no es según nuestro gobierno un bien de primera necesidad. Sin embargo, podremos desgravar en nuestras declaraciones lo que perdamos en el casino. Menos mal…
Ahora, hoy, que tanta gente no compra música porque simplemente no tiene para música, que no va al teatro o a los conciertos, porque han de andar haciendo equilibrios para pagar los libros del colegio o las medicinas de los abuelos o los enfermos crónicos.
Ahora, que lo mejor que se puede hacer es quedarse en casa sentado haciendo zapping y “esperar a que los buenos tiempos vuelvan ¡porque cómo no van a volver!”
Y los emprendedores son aún más temerarios de lo que lo fueron nunca, ahora, hoy, Jaime Anglada apaga la tele y en lugar de “sentar cabeza ya” y buscar estabilidad en algún sitio, es cuando precisamente acepta un proyecto valiente, pero además, maravilloso, precioso: orquestar sus canciones, llenar un escenario de más de 80 músicos, implicar a todos cuantos le quieren y le conocen (y no se hace una idea de cuántos son en realidad) y montar Anglada Simfònic.

¿Por qué? ¡Porque era inevitable! Porque la pasión es el motor que debiera movernos siempre y la lógica y el raciocinio debemos relegarlos para no sé cuando… Porque es un tipo estupendo, generoso, carismático y valiente, pero, la razón que dio el fue mucho más clara y contundente. Más, como dijo él, “española” y es: “y… porque me sale de los cojones.”

Olé por tus cojones, Señor Anglada, con todo mi cariño y mi respeto.
Anglada con la Sinfónica de Baleares
robada (literalmente) a Dani Magaña, ¿verdad que no te importa?
Imagen superior: Entrada firmada por Miguel Ríos y Jaime Anglada.

Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

12 Comentarios en “los cojones de Jaime Anglada

    • Pilar Autor

      Pues muchísimas gracias, Antonio. Espero tenerte por aquí de vuelta. Será un placer inmenso saberte leyéndome.

      Espero que disfrutaras mucho el concierto de Jaime Anglada. En el día del Pilar, es un clásico imperdible, como las campanadas en la Puerta del Sol 😉

    • admin Autor

      Cuidadito conmigo Sr. Magaña, que yo soy de las que cuando le dan la mano… te agarran el brazo. A ver si voy a usarte como banco de imágenes 😉

      Gracias a ti por este y otros muchos conciertos. Amenazo con volver y ya puedes sospechar que soy de las que cumple sus amenazas.

      Un besazo. Es un placer tenerte de visita por este blog,

  • David

    Qué pena habérmelo perdido, y con la ilusión que le hacía a mi chica, y lo cierto es que a mi también. Es un cantante y showman que realmente conecta con el público.

    • admin Autor

      ¿Qué "le hacía ilusión a tu chica"? ¡Cuidado!!! A mis otros post sobre el muchacho me remito, "conecta" con el público, vale, que sí, que sí… pero también tiene un sex appeal peligroso mezclado con bises y cervezas.

      Lo digo en broma 😉 Celebro que te guste y por ejemplo, el viernes 12 de octubre repite otra experiencia igual de interesante: La Granja y Jaime Anglada en IO Palma, ¿nos vemos allí? Soy la que lleva un libro y una flor 😉

      Gracias por leerme ¡y por escribir! Un abrazo,

  • alterfines

    Tienes razón: necesitamos a la gente de la cultura, a los intelectuales de toda la vida, encabezando el "¡Ya basta: hasta aquí hemos llegado!". Porque sino, a esta gentuza no hay quien la pare.

    Un saludo, y perdón por la intromisión.

    • admin Autor

      Bueno, en realidad él no pretendía (estoy convencida), ser una bandera para nadie sino algo mucho más básico, salvaje y práctico: pasárselo bien y me encanta que alguien se plantee: "pues ahora quiero jugar, pero a lo grande, a ver ¿qué quiero exactamente hacer ahora?" Y antes de que termine (que lo termina), ya está liado en un plan nuevo. Eso es la felicidad. Eso exactamente y si lo tienes claro, no hay obstáculo, crisis ni gobierno que te detenga, por tus cojones que no.

    • admin Autor

      ¡Hola, cariño! Valió mucho la pena, lo disfruté y estaba cansadísima y sí seguía coja, pero, por algún fenómeno paranormal, la verdad es que menos con tacón de aguja (porque me calcé tacones de aguja y no como cuando quedo contigo que ni me cambio ni nada) que con bailarinas. Debe tener que ver con el cambio de postura, o.. de ciudad, o verme tan rodeada de hombres guapos. A saber, el mundo es TAN raro…

      Besos mallorquines

    • admin Autor

      Jajaja, acabo de caer, viendo la portada del blog que aparece un fenómeno óptico que no tiene desperdicio. Observa a la izquierda, a la altura de "comentarios recientes". Aparece tu mensaje y tal tal y termina con "un beso en los cojones de Jaime Anglada" 😉

    • Inmagina (Territorio sin dueño)

      Ja ja, sí, queda un comentario estupendo, nadie más se va a atrever a comentarte, por no terminar besando los cojones de Jaime.
      Y ahora lo de los besos me lo ahorro, para que no vayan a parar a semejante lugar