Un marciano en India


Como si nada, otro Post Data¡Madre mía, el “trabajo que me dieron” estas mujeres! Lo que costó que me vieran como alguien cercano y no un bicho raro, una extranjera, un marciano… Pero ahí estábamos ese día, siguiendo con las tareas, como si nada.

La señora mayor que se quería levantar al verme y yo diciéndole que no, que siguiera tumbada y me ponía a su lado.

A las personas mayores, como señal de respeto, se las saluda, te despides de ellas tocándoles los pies. Así que, cuando fui a despedirme de todos, de aquella manera (porque no solo somos de mundos distintos, sino que hablamos idiomas distintos por aquel disparate de la torre de Babel), le toqué los pies y ella me bendijo y su nieta, al lado, pelaba vainas de guisantes.

En fin ¡que acabo de llegar a Grecia! Pero en este rato de tomarme un vino ¡un vino! En una lavandería, lavando por primera vez mi ropa tras 3 meses sin ver una lavadora, estaba mirando aún tantas fotos y me apetecía enviaros esta postal. ¡Y un beso! Sobre todo me apetecía enviaros un beso.


En la imagen (y en la historia), algunas de las mujeres beneficiarias de los proyectos de la ONG Semilla para el Cambio.

Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.