Tacones y lágrimas de chocolate


tacones y lágrimas de chocolate, otro Post Data

Y después de estos días de subidas y bajadas (con las últimas, mierda, mucho más pronunciadas que las primeras) y tras asegurarnos de que habíamos embarcado a Ana rumbo a China (porque puestos a mandar a nuestros hijos a algún lado, nosotras somos de mandarlos bien lejos), Pi y yo hemos salido, con la cara lavada para que no se nos corriera más el rímel, a comprarnos unos taconazos de infarto, por aquello de colaborar todo lo que podamos con la vida para verla desde lo alto que es donde hay mejores vistas.

La he agarrado por los hombros y la he zarandeado, gritando: “¡Pi, ya basta de zapatos, vamos a gastar nuestro dinero en vino!” Y hemos recorrido de arriba a abajo la recién re-estrenada Gran Vía y hemos recorrido las calles absolutamente llenas de gente que también sonríe y llora y llora y sonríe y desconocemos sus motivos y que hoy, como nosotras, disfrutaban del encendido de luces navideñas.

Después la he llevado a un precioso restaurante a cenar “porque lo merecemos y mucho”. Y en los postres le he pedido que eligiera cualquier cosa de las que ponían “CHOCOLATE”, excepto uno que ponía “lágrimas de chocolate” porque me ha parecido que no lo merecía ni él, ni nosotras.

Yo le decía que me daban ganas de sacar todos los zapatos y plantarlos encima del mantel para mirarlos mientras brindábamos. Por suerte, en cuanto ha llegado aquel volcán de chocolate desbordando chocolate entre dos mares de chocolate, se me ha pasado.

Y ahora, que me he asegurado de que embarcaba rumbo a Ibiza (porque puestos a enviar a una prima con zapatos nuevos, Ibiza es un gran sitio) y pensaba que, por fin, me iba a dormir, Pi me escribe que me quiere y que va en el asiento de en medio y que estaba empezando a llorar de nuevo.

Le he contestado que tranquila. Ambas sabemos (y también vosotros) que, ahora sí, son lágrimas de chocolate.


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.