Cuba: de jineteras, mecaniqueros y otros artistas del trapicheo


otro Post Data, Cuba, de jineteras, mecaniqueros y otros artistas del trapicheo, Pilar Ruiz Costa, travel blogger

Paseando por La Habana una pareja de aspecto agradable se nos acercó para pedirnos la hora. Sabíamos que la cosa iba a acabar en tratar de liarnos, pero nosotros mismos estábamos deseando dejarnos liar para vivir de una manera controlada el trapicheo que, a fin de cuentas, es vivir La Habana.

En cuanto detectaron el acento, nos saltaron con toda la lista de futbolistas españoles aprendida de quienes estuvieron antes que nosotros.

 

Nos invitaron a comer; esto es: a qué fuéramos juntos al mercado a comprar (nosotros) todo lo necesario para comer y cocinarlo en su casa. Un solo filete de puerco estirado, aplastado y vuelto a estirar, arroz y frijoles fueron el menú a un precio realmente irrisorio para nosotros. Lo acompañamos de una botella de ron casero que alguien encargó a alguien y en poco nos hicieron llegar.

La casa, era de una humildad extrema y bastante sucia, pero decidí no mirarle el dentado al caballo, respirar hondo… y disfrutar.

Eran un matrimonio joven con dos hijas. Compartían espacio con otro matrimonio y sus hijos. Ella debió ser guapa tiempo ha, pero estaba muy venida a menos y él, el atractivo de los dos, era el que ganaba el sustento. Oficialmente, con su sueldo de 20 dólares mensuales en la oficina de correos y, después, con su cara bonita y su labia, conquistando extranjeros y, sobre todo, extranjeras. Nos enseñaban sin pudor postales y fotos que ellas les habían enviado después, ya de vuelta a sus países y en algunas había verdaderas muestras de intimidad.

Hace ya mucho que vivo y, sobre todo viajo, sin cuestionar. Si no gusto ya sé lo que hay que hacer y desde luego a su legítima, no le molestaba en absoluto una situación de la que sacaba partido.

Nos compensaron la falta de un revolcón, con todo tipo de chismes de los unos y las otras. Rematamos yendo a tomar unos mojitos y, ya puestos, compartiendo un puro al que insistieron en invitar.

Y yo recordaba a María y Maira (pronto os hablo de ellas) y en lo mucho, lo muchísimo que me gusta viajar


Entradas relacionadas:

 


Pilar Ruiz Costa

Acerca de Pilar Ruiz Costa

Me dedico a la Comunicación y a los eventos desde hace muchos, muchos años. Contadora de historias con todas las herramientas que la tecnología pone a mi alcance.

otro Post Data, el blog de Pilar Ruiz Costa


Antes de suscribirte es importante que conozcas nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.